Archivo de Público
Miércoles, 3 de Septiembre de 2008

Mueren 14 inmigrantes en un cayuco

07:52 horas de ayer: el Servicio Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) localiza un cayuco a dos millas náuticas de Las Palmas de Gran Canaria. Una milla y 27 minutos después, los agentes de la patrullera Almirante Díaz Pimienta de la Guardia Civil interceptan la embarcación, en la que los agentes encuentran agazapados a 59 inmigrantes subsaharianos. Sólo hay 46 vivos. En el fondo de la barcaza, semihundidos en el agua encharcada y enredados entre plásticos,
yacen 13 cuerpos.
Llevaban entre 8 y 12 días en alta mar, según el testimonio de los supervivientes, pero los servicios de emergencia prefieren esperar a que se recuperen para precisar los detalles sobre la fecha y el lugar de embarque. “Creemos que partieron desde el tercio sur de Mauritania, y estaban todos deseando bajarse del cayuco y muy cansados”, explicó ayer el coordinador de los equipos de atención de Cruz Roja en Canarias, Juan Antonio Corujo. Las roturas de motor y la deso-
rientación hicieron que los inmigrantes se perdiesen varias veces en alta mar.
Todos los fallecidos eran varones y, entre los supervivientes, había dos mujeres y varios posibles menores de edad, aunque sólo uno lo reconoció. Desde hace dos años –cuando casi todos los viajeros eran varones veinteañeros–, es cada vez más frecuente encontrar menores y mujeres entre el pasaje. Ellas son prostituidas con frecuencia por las mafias en las fronteras africanas para sobornar a funcionarios corruptos. Los menores se han multiplicado en los últimos meses porque España tiene que esperar a que cumplan los 18 años para intentar expulsarlos. Y las mafias lo han explotado.
En el muelle del puerto de Arguineguín (Las Palmas), permanecieron los supervivientes junto a los cadáveres durante el triaje (reconocimiento básico, primera atención, cura de heridas y vendajes antes de trasladarlos a cualquier centro). Cruz Roja, Protección Civil y el Servicio de Urgencias Canario (SUC) atendieron a 14 aquejados de hipotermia y deshidratación leve. De ellos, tres fueron trasladados al Hospital Insular, dos al Hospital Doctor Negrín de Gran Canaria y otros dos al Centro de Salud de Maspalomas y al de Arguineguín, todos en Gran Canaria, según el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad 112.
Tras amarrar la embarcación en el puerto, la patrullera de la Guardia Civil realizó un nuevo reconocimiento y encontró un cadáver flotando a siete millas de la costa. Presuntamente, viajaba en la barcaza y fue arrojado por la borda, algo frecuente cuando un viajero muere o se convierte en un peligro para el resto.
La lanzadera del oeste
Mauritania, al sur de Marruecos, se ha convertido en los últimos meses en la principal lanzadera de inmigrantes hacia Canarias. Además, a raíz del golpe de Estado que sufrió el país el pasado 6 de agosto, se han multiplicado las salidas. Pero el balance de 2008 del Ministerio del Interior es positivo: en los ocho primeros meses, ha habido un 20% menos de llegadas que en 2007.
Aunque no existen estadísticas precisas sobre las muertes en el mar al intentar alcanzar las costas españolas, en 2008 se han registrado al menos 120 fallecimientos, diez de ellos de bebés. La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDH-A) estimó ayer que el total podría superar los 300 en lo que va de año.
Además, otro cayuco fue avistado ayer desde un avión de Salvamento Marítimo a 59 millas de Tenerife. Frente a Andalucía, se interceptó una patera con cerca de 20 personas al sur de Motril y otra, con 18 argelinos al sureste de Cabo de Gata, en Almería.

·03/09/2008 - 22:19h