Archivo de Público
Miércoles, 3 de Septiembre de 2008

Cheney visitará a los aliados de EEUU en las cercanías de Rusia

Reuters ·03/09/2008 - 08:17h

Reuters - Vladimir Putin lanzó un nuevo ataque contra Estados Unidos, al decir que los asesores de Washington estuvieron implicados en el conflicto en Georgia y acusó a la Casa Blanca de provocar la crisis para ayudar a los republicanos a ganar las elecciones presidenciales. En la imagen, Putin durante una entrevista con la televisión alemana ARD en Sochi, el 29 de agosto de 2008. REUTERS/RIA-Novosti/Pool

El vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, viajaba el miércoles rumbo al estado ex soviético de Azerbaiyán para la primera parte de un viaje que busca demostrar que Washington no ha abandonado a sus aliados en la región, pese a la intervención militar rusa en Georgia.

Mientras Cheney se dirige a una región que Rusia percibe como su patio trasero, el Kremlin renovó sus ataques retóricos a Washington, acusándolo de ayudar a provocar el conflicto al apoyar a un Gobierno georgiano que se inclina a la agresión.

Azerbaiyán y Georgia son parte de un corredor energético que rodea a Rusia y que Occidente teme que esté en riesgo después de que el Kremlin enviara tropas y tanques el mes pasado a territorio georgiano, cuando Tiflis intentó recuperar a la fuerza el gobierno de la región separatista de Osetia del Sur.

Cheney comenzará su viaje de una semana de duración en Azerbaiyán en el Mar Caspio, luego se dirigirá a Georgia y desde allí viajará hasta Kiev para reunirse con el Gobierno pro-occidental ucraniano, el que al igual que Tiflis está desafiando a Moscú al buscar la membresía de la OTAN.

"Estos son los tres países que se ven directamente afectados por la presión rusa en este momento", dijo Janusz Bugajski, director del Proyecto de Nuevas Democracias Europeas en el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos de Washington.

"También está enviando una señal regional de que Estados Unidos no ha abandonado a la región", agregó respecto al viaje de Cheney.

CARTA BLANCA

El Kremlin señaló que tenía poca paciencia con el rol de Washington en su flanco sur. EEUU, aliado de Georgia, ha criticado duramente la intervención rusa en el país y está considerando opciones para castigar a Moscú, entre ellas la cancelación de un lucrativo acuerdo nuclear civil.

El presidente ruso, Dmitry Medvedev, dijo el martes que era tiempo de que Washington reevaluara su política de apoyar al presidente georgiano, Mijeil Saakashvili.

"Desafortunadamente, en un cierto punto, ellos (EEUU) le dieron a Saakashvili carta blanca para cualquier acción, incluyendo acciones militares. Todo eso se tradujo en agresión", dijo Medvedev a la cadena de televisión italiana RAI en una entrevista.

Medvedev también describió a Saakashvili, un abogado educado en Estados Unidos y casado con una neerlandesa, como un "cadáver político" y dijo Moscú no quería hacer nada con él.

Estos comentarios contrastan con el lenguaje más conciliador que Medvedev usó para referirse a la Unión Europea, que amenazó el lunes con suspender las conversaciones para un pacto de asociación, pero rechazó sancionar a Rusia, el mayor proveedor de energía de la UE.

Rusia fue condenada por Occidente por enviar a sus fuerzas al interior de Georgia y por reconocer posteriormente a las regiones separatistas de Osetia del Sur y Abjasia como estados independientes.

Azerbaiyán exporta cerca de un millón de barriles diarios de crudo de alta calidad, equivalente a cerca de un 1 por ciento del suministro mundial de petróleo, a través de un oleoducto que pasa a través de Georgia y Turquía.

Azerbaiyán y Georgia son cruciales en los planes del oleoducto de Nabucco, un proyecto apoyado por Washington y Bruselas para romper con el dominio moscovita del tránsito del gas de Asia Central, enviándolo hacia Europa por el flanco sur de Rusia.

/Por Lada Yevgrashina/.*.