Archivo de Público
Martes, 2 de Septiembre de 2008

"Angeles" hispanos limpian Nueva Orleans tras Gustav

Reuters ·02/09/2008 - 23:20h

Reuters - Un debilitado huracán Gustav llegó el lunes la costa estadounidense del Golfo de México al oeste de Nueva Orleans, exponiendo la ciudad devastada en 2005 por Katrina a mareas que ponían a prueba la resistencia de los diques reconstruidos. En la imagen, un equipo de televisión filma desde un dique en Nueva Orleans, Luisiana, el 1 de septiembre de 2008. REUTERS/Dave Martin

Inmigrantes hispanos, muchos establecidos ilegalmente en Estados Unidos, acudieron el martes a Nueva Orleans para ayudar en las tareas de limpieza de la ciudad tras el paso del huracán Gustav.

Con rastrillos, escobas y otras herramientas, grupos de hispanos llegaron a la ciudad como parte de un operativo similar al que realizaron hace tres años, cuando el huracán Katrina golpeó Nueva Orleans.

Gustav azotó la ciudad con ráfagas de viento de más de cien kilómetros por hora, poniendo a prueba los diques de protección reconstruidos tras el Katrina, cortando la energía, derribando árboles y desparramando basura por las calles.

Ingenieros y miembros de equipos de rescate recorrían las calles vacías de la ciudad, mientras trabajadores hispanos comenzaban la limpieza de escombros.

"No sé si son legales o ilegales, pero son ángeles, punto", dijo Raymond Bankston, un jubilado que observaba a un equipo de trabajadores centroamericanos dirigiéndose a limpiar la ciudad.

"Nos salvaron la última vez porque vinieron en gran cantidad, y no podríamos haberlo hecho sin la población hispana", agregó.

Gran parte de la ciudad quedó sin electricidad tras el paso de Gustav y las autoridades de la ciudad advirtieron a cientos de miles de evacuados que era demasiado pronto como para contemplar un retorno.

Mientras las autoridades evaluaban los daños en la ciudad, la policía y Guardia Nacional mantenían su presencia en las calles.

"Realmente somos los únicos que trabajamos en desastres, ya sea por necesidad o porque tenemos ganas", dijo a Reuters Francisco Sánchez, un hondureño que está participando de los trabajos de limpieza.

Su compañero César Reyes, es un guatemalteco que llegó a la ciudad tres semanas después del Katrina para ayudar a reparar los daños que provocó el huracán y desde entonces se quedó en Nueva Orleans.

"Nos estamos preparando para limpiar, barrer, retirar las ramas, todo", dijo Reyes.

/Por Tim Gaynor/.*.