Archivo de Público
Martes, 2 de Septiembre de 2008

Una pugna legal pone en duda el referéndum en Bolivia

Reuters ·02/09/2008 - 21:38h

El Gobierno izquierdista de Bolivia rechazó el martes una decisión de la máxima autoridad electoral del país de bloquear un referéndum constitucional convocado para diciembre, agregando una disputa jurídica al largo conflicto político en el empobrecido país.

El propio presidente Evo Morales reprochó duramente la decisión de la Corte Nacional Electoral (CNE) de frenar la consulta prevista para el 7 de diciembre y acusó al organismo de haberse sometido a presiones de la derecha, que se ha lanzado a una campaña abierta contra la nueva carta magna.

El referéndum sobre la nueva Constitución "plurinacional" fue convocado la semana pasada mediante decreto por Morales, pero la CNE dijo el lunes en una carta al mandatario que no dirigirá ese proceso por existir "impedimentos legales", planteando en cambio que la consulta sea convocada por ley.

"Es una decisión que (la CNE) tomó subordinándose a la derecha neoliberal (...), a pedido de la derecha, de los prefectos (regionales) que obedecen a intereses de grupos y no del pueblo boliviano", dijo Morales a la agencia estatal de noticias ABI desde Irán, donde realizaba una visita oficial.

Sostuvo que la decisión de la autoridad electoral era "política, sin ninguna base legal" y "en contra ruta del pueblo boliviano que demandó acelerar los cambios estructurales".

Morales no detalló las futuras acciones del Gobierno, pero remarcó que se sentía fortalecido por el 67,4 por ciento de respaldo electoral que obtuvo en una consulta de mandatos realizado el 10 de agosto, al que consideró un llamado para continuar su "revolución" de línea indigenista y socialista.

Previamente, el ministro de Defensa Legal, Héctor Arce, dijo que la decisión de la CNE "carece de fundamento legal, no tiene ningún efecto vinculante" y no puede "ni pretender suspender un acto electoral convocado legal y constitucionalmente".

Su colega de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, aseguró que el Gobierno "va a seguir insistiendo en la legitimidad y legalidad del decreto supremo, por la vía legal y legítima en cualquier otro recurso", para realizar la consulta en diciembre.

El choque entre el Gobierno y la CNE ocurre mientras la oposición, fuerte en las regiones más ricas del país, anunciaba protestas contra el referéndum por el cual Morales aspira a refrendar una nueva carta magna, a la que se opone la derecha por considerar que busca convertir a Bolivia en una nueva Cuba.

/Por Carlos Alberto Quiroga/.*.