Archivo de Público
Martes, 2 de Septiembre de 2008

REENVIO-La muerte súbita tras un arresto sería un nuevo síndrome

Reuters ·02/09/2008 - 21:21h

(Reenvía para corregir error de tipeo en el nombre del Hospital de Madrid Gregorio Marañón, en segundo párrafo)

Por Ben Hirschler

Los hombres jóvenes que mueren repentinamente después de ser arrestados por la policía serían víctimas de un nuevo síndrome similar al que causa la muerte de algunos animales salvajes cuando son capturados, informaron el martes investigadores españoles.

Manuel Martínez Sellés, del Hospital de Madrid Gregorio Marañón, llegó a esta conclusión después de investigar 60 casos de muertes súbitas sin explicación después de la detención policial en España.

En un tercio de los casos, la muerte ocurrió en el momento del arresto, mientras que en el resto, el deceso se produjo dentro de las 24 horas siguientes, dijo Sellés en el encuentro anual de la Sociedad Europea de Cardiología.

Todas excepto una de las personas fallecidas eran varones y tenían en promedio 33 años y carecían de antecedentes de enfermedad cardiovascular.

"Algo fuera de lo común está sucediendo", dijo Sellés.

Por qué murieron sigue siendo un misterio, pero el experto cree que los jóvenes, los varones en particular, experimentarían aumentos en lo niveles sanguíneos de los químicos conocidos como catecolaminas cuando están bajo estrés severo.

La adrenalina es una de las catecolaminas más abundantes.

"Sabemos que cuando un animal salvaje es capturado, a veces muere súbitamente", señaló Sellés.

"Probablemente cuando estos jóvenes son capturados es muy estresante y su nivel de catecolaminas aumenta mucho, lo que puede terminar con sus vidas por una fibrilación ventricular (paro cardíaco)", añadió el autor.

Selles compiló su estudio, el primero en su tipo en todo el mundo, indagando los casos de muertes inexplicables luego de arrestos policiales en España que salieron en los diarios en los últimos 10 años.

El investigador sólo incluyó las muertes súbitas sin causas claras. Además, analizó los informes de las autopsias para evitar la posibilidad de malos tratos o condiciones médicas graves previas influyeran en el resultado.

Doce de las víctimas eran consumidores de drogas, pero Selles manifestó que no se creía que eso pudiera haber contribuido con sus muertes.

Jonathan Halperin, del Centro Médico Mount Sinai en Nueva York, que no participó del estudio, dijo que el concepto de síndrome de estrés cardíaco generado por la acumulación de adrenalina u otros químicos es una "hipótesis razonable".

"Todos sabemos que el estrés es malo para uno y esto sería estrés en extremo", agregó el experto.