Archivo de Público
Martes, 2 de Septiembre de 2008

Futbolistas mejoran rendimiento cuando entrenamiento imita juego

Reuters ·02/09/2008 - 19:26h

Por Joene Hendry

El juego rápido en el fútbol se caracteriza por las carreras intensas y los cambios reiterados de dirección y un estudio sugiere que los jugadores de fútbol obtendrían mejores resultados cuando entrenan con patrones que reproducen esos movimientos.

"Los ejercicios de entrenamiento deben reproducir patrones de movimiento similares a los que realizan los atletas durante el juego", dijo el doctor Franco M. Impellizzeri a Reuters Health.

El equipo dirigido por Impellizzeri, del Schulthess Clinic Neuromuscular Research Laboratory, en Zúrich, Suiza, comparó el efecto de dos regímenes distintos de ejercicio aeróbico sobre 42 jugadores de fútbol profesional y aficionado de elite.

Uno incluyó "sprints" (o carreras cortas) reiterados, de 40 metros, con un cambio de dirección a 180 grados cada 10 o 20 metros. El otro incluyó carreras de alta intensidad a intervalos en línea recta en series de cuatro minutos cada una.

Los jugadores, con la misma edad, altura y peso, incluyeron en sus programas de entrenamiento de temporada de siete días sprints reiterados o series de carreras a intervalos en línea recta.

Según el estudio publicado en International Journal of Sports Medicine, el equipo observó un aumento similar de la potencia aeróbica y de la capacidad entre los atletas que realizaron las pruebas al inicio del estudio, las intervenciones físicas y las pruebas de seguimiento.

No obstante, sólo los jugadores de fútbol que incluyeron repeticiones de sprints mejoraron su capacidad de repetir sprints con cambios de dirección, explicó Impellizzeri a Reuters Health. Las pruebas de seguimiento mostraron que ese grupo realizó sprints a mayor velocidad, agregó.

Esto sugiere también que el entrenamiento de la carrera corta, que incluye la disminución del tiempo de recuperación entre sprints, mejoraría la capacidad aeróbica general de los atletas, dijo Impellizzeri.

Estos resultados destacan los beneficios del entrenamiento que reproduce los patrones de movimientos específicos de un deporte, concluyó el equipo.

FUENTE: International Journal of Sports Medicine, septiembre del 2008