Jueves, 8 de Noviembre de 2007

El presidente georgiano decreta el estado de excepción en Tiflis y después en todo el país

EFE ·08/11/2007 - 08:13h

EFE - La policía utiliza gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes durante un mitín en el centro de Tiflis, capital de Georgia.

El presidente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, decretó, en un primer momento, el estado de Excepción en la capital, Tiflis, y posteriormente en todo el país, debido a los "desórdenes" protagonizados por la oposición y al intento de "golpe de Estado", y lo amplió durante 15 días.

En un primer momento, el primer ministro, Zurab Nogaideli, había limitado el estado de Excepción a la capital, Tiflis, pero el ministro de Economía, Gueorguii Arveladze, precisó posteriormente en rueda de prensa que éste se extendía a todo el país.

Varios líderes de la oposición, que demandaban la renuncia irrevocable de Saakashvili, han sido detenidos en las últimas horas y podrían ser acusados de colaborar con los servicios secretos rusos, a los que el presidente acusó de formar un "gobierno paralelo" para usurpar el poder.

"Durante el período de vigencia del estado de Excepción se prohibirán las manifestaciones y mítines, y también los llamamientos a la toma violenta del poder en los medios de comunicación", aseguró Nogaideli, en rueda de prensa.

"Tan pronto como se restablezca el orden, se revocará el estado de Excepción y también se reanudará el funcionamiento normal de los medios de comunicación", añadió.

Según la Constitución, el Parlamento deberá ratificar el decreto presidencial en las próximas 48 horas.

Horas antes, Saakashvili había anunciado la expulsión de tres diplomáticos rusos por mantener contactos con la oposición, y acusó a Moscú de "crear un gobierno en la sombra" para usurpar el poder.

Cerca de 400 personas tuvieron que ser atendidas en distintos hospitales de Tiflis debido al impacto de las balas de goma y gases lacrimógenos utilizados por la policía georgiana para dispersar los mítines opositores.

Además, fuerzas especiales georgianas asaltaron la sede del canal de televisión independiente Imedi, que había retransmitido en directo cómo la policía dispersaba violentamente a los manifestantes, y que poco después interrumpió sus emisiones.

Desde el viernes pasado, miles de partidarios de la oposición se manifestaban en Tiflis para demandar la celebración de elecciones parlamentarias en abril.