Archivo de Público
Miércoles, 7 de Noviembre de 2007

Aznar pasa de la sentencia

MARÍA JESÚS GÜEMES ·07/11/2007 - 23:17h

Insiste. José María Aznar mantuvo ayer durante una entrevista en Antena 3 la teoría que ya sostuvo en la comisión de investigación sobre el 11-M, hace más de tres años. El ex presidente del Gobierno reiteró su creencia de que "los que idearon estos atentados no están en desiertos remotos ni en montañas lejanas. Lo dije entonces y lo repito ahora, sean quienes sean".

Las declaraciones del ex presidente del Gobierno chocan con la estrategia pública adoptada por el PP en los últimos días. Mientras los dirigentes conservadores hablan oficialmente de "pasar página" y encarar el futuro, Aznar reincidía ayer en el 11-M.

Al tiempo que todos los líderes nacionales del partido tratan de escurrrir el bulto, el presidente de honor de su partido retomaba el tema y le otorgaba así nueva "munición" al PSOE.

Aznar sigue buscando a los autores intelectuales de la masacre. Pero aseguró que "no pensaba en nadie en especial". Lo que sí dejó claro es que "ese atentado tuvo un objetivo muy especial, que era cambiar el curso histórico de España y, desgraciadamente, lo consiguió".

Para el líder conservador es de cajón que alguien "idea, dirige, planifica y da la orden de ejecutar" los atentados. Por eso recalcaba: "Los autores materiales, todos ellos fueron detenidos por el Gobierno que yo presidía, pero de lo demás, sabemos muy poco".

Al ser preguntado por si podía haber algo más que terrorismo islamista detrás de la tragedia, Aznar recordaba que ya durante su comparecencia parlamentaria había insistido en que "era un atentado del terrorismo islámico, sus conexiones tarde o temprano se sabrán si es que las hay.

Pero tengo poco que añadir en ese terreno". En el PP sorteaban como podían los comentarios. El coordinador del programa electoral, Juan Costa, se afanaba en explicar que la posición del PP era la que había manifestado su actual líder, Mariano Rajoy.

Era su respuesta, una vez tras otra, ante la insistencia de los periodistas que querían saber si había que hacer caso a Aznar o Rajoy.

El ex ministro de Ciencia y Tecnología se empeñaba en expresar el respaldo del PP a "esta sentencia que constituye un avance y un éxito del Estado de Derecho en la lucha contra el terrorismo y, sobre todo, en el caso de un atentado dramático que vivimos y sufrimos el conjunto de la sociedad española".

Críticas al PSOE

Además, resaltaba que "en estos momentos lo que tenemos que mirar es hacia adelante, estar unidos y luchar de forma conjunta contra el terrorismo". "Lo que no tiene ningún sentido y nos parece criticable es la falta de responsabilidad política de algunos formaciones que han pretendido y siguen pretendiendo poder hacer política con valoraciones de la sentencia del 11-M", subrayó sin referirse explicitamente al PSOE.

Pero todo el mundo sabía hacia donde se dirigían sus dardos. Con ello el PP trataba de desviar de nuevo la atención hacia el tejado de los socialistas.

Si a algunos en Génova no les hace gracia que se refresque toda esta historia, otros defienden que la postura de Aznar es perfectamente compatible con la de Rajoy. "No me chirría porque como realmente no sabemos quienes fueron los cerebros del atentado, siguen teniendo vigencia las palabras de Aznar", confiesa un diputado.

Rajoy, dicen, no tomará medidas. Tampoco tendría sentido cuando ni él mismo ha dado el caso por cerrado. No se debe olvidar que el jefe de la oposición advirtió que "los acusados como inductores o autores intelectuales, en los términos que utiliza la sentencia, no han sido condenados como tales" y afirmó que su partido apoyará "cualquier otra investigación que permita avanzar sin límites en la acción de la justicia".

Desde entonces no ha querido volver a pronunciarse y toda la cúpula directiva se remite a su intervención. Tanto que, tal y como informa Servimedia, han sido reflejadas en el último argumentario elaborado por el PP para su reproducción.

No es la única consigna que se maneja. El PP también le ha pedido a sus altos cargos que le pidan al PSOE que ponga "fin a la utilización partidista" del 11-M.