Sábado, 30 de Agosto de 2008

Andalucía ve fallos que harían inviable el oleoducto de Balboa

La Junta califica de "insuficiente" y "superficial" el estudio medioambiental presentado por la refinería. Propone cinco cambios del trazado. Exige un protocolo en caso de accidente y un documento que corrija carencias "inasumibles"

O. CARBALLAR / R. BOCANEGRA ·30/08/2008 - 13:53h

El oleoducto que atravesará Andalucía, desde Huelva a la comarca extremeña de Tierra de Barros, no prevé planes de actuación en caso de accidente -pese a conllevar riesgos de vertido y fugas-, es insuficiente para garantizar la conservación de los valores naturales afectados, atraviesa zonas protegidas sin la justificación necesaria y puede afectar al abastecimiento de agua potable en el área metropolitana de Sevilla. Estas son sólo algunas de las múltiples carencias que presenta la refinería proyectada por el empresario extremeño Alfonso Gallardo en Los Santos de Maimona (Badajoz), según un informe de la Consejería andaluza de Medio Ambiente al que ha tenido acceso Público.

Las alegaciones, remitidas al Ministerio de Industria el pasado 26 de junio, suponen un duro varapalo al estudio de impacto ambiental presentado por Refinería Balboa, S.A, al que tildan de superficial, incompleto e insuficiente. "Se entiende que un proyecto de la envergadura del que nos ocupa requiere de un análisis más profundo en cuanto a sus repercusiones sobre aquellos aspectos ambientales de mayor peso específico", dice el
informe, de 36 páginas.

Modificación del trazado

Una de las principales recomendaciones que la Junta expone al Gobierno para que el proyecto, en trámite de evaluación de impacto ambiental, sea viable es la correción del trazado seleccionado por la empresa por donde discurriría el oleoducto, que atravesaría la franja de Espacios Naturales Protegidos del norte de Andalucía. Y propone hasta cinco modificaciones o revisiones.

En la provincia de Huelva, la Consejería de Medio Ambiente señala como punto crítico del oleoducto, de 200 kilómetros, la conducción desde la entrada en la costa hasta la planta de almacenaje, localizada en las inmediaciones del Monte Dunas del Odiel - Lugar de Interés Comunitario (LIC)-. Aquí, el tramo del oleoducto se solapa con una tubería de abastecimiento de agua del Jardín Botánico Dunas del Odiel. "Esta incidencia debe ser resuelta antes del inicio de los trabajos", añade el informe. Según la Junta, el tramo desde la A-49 hasta el límite de la provincia no está suficientemente justificado y acabaría con uno de los escasos espacios forestales de la comarca: "Se requiere, por tanto, la modificación de la traza", concluye el documento.

Un poco más al norte, la Consejería propone una alternativa distinta al cruce del Arroyo del Cortijo: "La ocupación de este espacio implicará la pérdida de la vegetación existente y el deterioro temporal de la calidad del arroyo".

En la provincia de Sevilla, el documento obliga a cambiar el punto de cruce con el Corredor Verde del Guadiamar (paisaje protegido y zona LIC) y a alejar el tramo que discurre paralelo al mismo.

El informe es especialmente duro con la falta de prevención sobre el Embalse de la Minilla, fuente de abastecimiento de agua potable del área metropolitana de Sevilla: "El tratamiento realizado sobre este aspecto es muy superficial [...]. No se modeliza el comportamiento de un hipotético derrame [...]. En consecuencia, no se programan medidas de minimización del riesgo específicos [...]. Esta carencia no es asumible para un proyecto de esta envergadura".

Cien petroleros más al año

El proyecto de Balboa no establece ningún protocolo de actuación ante un posible accidente ni análisis alguno sobre el comportamiento de un vertido en el medio marino. La Junta le insta a aportarlo con todos los detalles necesarios (vientos, corrientes) para garantizar "la inocuidad de las infraestructuras".

También insta a la empresa a valorar los riesgos del incremento (en más de 100 al año) del tráfico de petroleros en la costa de Huelva. Según un documento de la Estación Biológica de Doñana (CSIC), dirigido al antiguo Ministerio de Medio Ambiente, el incremento del tráfico de petroleros elevaría significativamente el riesgo de mareas negras, con consecuencias tan devastadoras como ocurrió en la tragedia del Prestige.

Como conclusión, la Junta considera que el estudio de impacto ambiental presentado por Balboa detecta los puntos más problemáticos del oleoducto, pero no aporta medidas que corrijan esas dificultades, ni operaciones de vigilancia que garanticen el correcto funcionamiento de la infraestructura en términos de calidad ambiental. Por tanto, exige al promotor un documento complementario que solvente la falta de profundidad e incluya el factor análisis de riesgo desde el primer momento. Un estudio equivalente a la magnitud del proyecto.

La decisión está en manos del Gobierno

DIÓXIDO DE CARBONO
1,5 millones de toneladas

La Refinería Balboa, capaz de producir más de cinco millones de toneladas anuales de productos petrolíferos al año, emitiría 1,5 millones de toneladas anuales de dióxido de carbono, un aumento significativo en las ya de por sí desbocadas emisiones de España, que actualmente se sitúan en torno a los 350 millones de toneladas de CO2 al año.

ACCIONISTAS

Extremadura participa

La Sociedad de Fomento Industrial de Extremadura posee el 20% de la participación accionarial de la refinería, lo que implicaría una inversión pública de unos 120 millones de euros.

EMPLEO
3000 puestos de trabajo

La refinería supondrá una inversión cercana a los 2.500 millones de euros y generará, una vez esté operativa, 3.000 empleos directos e indirectos. En su fase de construcción, se podrán alcanzar en algunos momentos hasta los 6.000 trabajadores.

AUTORIZACIÓN
Impacto medioambiental

El proyecto, que comenzó su recorrido burocrático en 2006, está en manos del Ministerio del Medio Ambiente, que deberá emitir finalmente una declaración de impacto medioambiental. Ahora, el promotor tendrá que responder a las alegaciones.