Archivo de Público
Miércoles, 7 de Noviembre de 2007

Más madera para jubilarse a los 70

El Senado dio el visto bueno el miércoles al proyecto de Ley que reforma la Seguridad Social, donde se incide en los incentivos a la prolongación de la vida laboral.

B. Carreño ·07/11/2007 - 21:43h

Vivir más años es una bendición, pero también un gasto a sufragar al que Estado y particulares intentan poner solución. La Cámara Alta dio ayer el empujón definitivo al proyecto de reforma de la Seguridad Social cuyo objetivo fundamental es preservar la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Las modificaciones son fruto del consenso de los principales agentes sociales y de los partidos políticos, ya que tanto PSOE como PP votaron en el Congreso a favor del texto el pasado 13 de septiembre. Entre las medidas adoptadas, el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, destacó ayer los incentivos para prolongar la vida laboral.
Estos incentivos contemplan que si el trabajador decide continuar en la vida laboral después de los 65 años, se incrementará la cuantía de su pensión a recibir. En el caso de que haya cotizado más de 40 años se le remunerará con un 3% más de pensión por año extra trabajado, hasta llegar al 15% si se retira a los 70 años. En caso de que hubiera cotizado por un periodo menor de tiempo, el plus se eleva al 2% anual (ver información adjunta con cálculo práctico).

Además, Caldera aseguró ayer en unas jornadas sobre envejecimiento convocadas por Naciones Unidas en León, que en virtud de estas modificaciones los empresarios no tendrán que cotizar a la Seguridad Social por los trabajadores que se jubilen después de los 65 años, informa Efe.Por su parte, el texto recoge que los mayores que decidan continuar en su puesto de trabajo, sólo cotizarán a partir de los 65 años por el 1,70% de su base, siempre que hayan cotizado más de 35 años.
El Gobierno ha optado por los incentivos económicos directos para la prolongación de la vida laboral aunque, según los expertos, los incentivos fiscales son los más eficaces a la hora de continuar activo más alla de los 65 años. En cualquier caso, España es uno de los países de la UE donde más tarde se jubilan sus trabajadores: 63,5 años frente a los 60,9 de media en los países vecinos.

Otra novedad del texto, que entrará en vigor a finales de año, será un nuevo cálculo de cotización que elimina las pagas extras. De esta forma, la pensión se calculará en base a los últimos 15 años efectivos de cotización y no en 12,5 como hasta ahora. Además, las profesiones de riesgo tendrán nuevos coeficientes reductores para que la jubilación anticipada -por encima de 52 años-, no se penalice como al resto de sectores. En este sentido, una de las tres enmiendas aprobadas por el Senado y con las que el texto vuelve al Congreso (para su sí definitivo) permite que el personal público sanitario se acoja a la jubilación parcial, siempre que su edad no sea cinco años inferior a la exigida para el retiro definitivo.
El texto presume de poner al día a la Seguridad Social en los nuevos conceptos de familia al equiparar la pensión de viudedad (intocable desde 1978) de las parejas de hecho a los matrimonios. 

 ¿MERECE LA PENA JUBILARSE MÁS TARDE?

22,92 euros
Es la paga extra mensual que recibiría si se jubila a los 66 años tomando como cálculo la pensión media no contributiva en España (764,10 euros). Suponiendo que se han cotizado 40 años, el esfuerzo el primer año no sería muy rentable.

68,77 euros
A mitad de camino comienza a ser rentable. Si con las condiciones anteriores se siguiera trabajando hasta los 68 años, la  pensión a cobrar subiría, al mes, 68,77 euros (más de 10.000 pesetas de las de antes).

114,61 euros
Al final del periodo ya salen las cuentas. Con el mismos supuesto, alargar la vida laboral hasta los 70 años reportaría una pensión posterior de 878,71 euros, una diferencia sustancial... que no evitaría el cansancio acumulado por tantas horas de trabajo.