Viernes, 29 de Agosto de 2008

Montilla advierte de que no aceptará que le impongan un modelo de financiación autonómica

El presidente de la Generalitat censura a los barones que usan la solidaridad para defender lo suyo

PÚBLICO ·29/08/2008 - 20:40h

EFE - El presidente catalán, José Montilla, durante su intervención en el encuentro que organiza cada año en Vilopriu (Girona) la entidad Nou Cicle, que reúne al sector más catalanista del PSC.

Un día después de la comparecencia en el Congreso del ministro Solbes sobre la financiación autonómica, varias comunidades gobernadas por los socialistas salieron en tromba a aplaudir la firme defensa de la multilateralidad que hizo el vicepresidente económico. En cambio, en Catalunya, cuyo Estatut incluye criterios sobre la financiación, el malestar con el tono utilizado por Solbes era general. 

El vicepresidente primero de la Junta de Andalucía, Gaspar Zarrías, aseguró que la posición del vicepresidente de Economía "coincide mucho con los planteamientos de Andalucía". El consejero andaluz aseguró que "Andalucía no pretende que Catalunya no reciba lo que le corresponde, ya que somos conscientes de que necesita más financiación, pero eso no significa que rompa el principio básico de solidaridad".

Bilateral o multilateral

Por su parte, la vicepresidenta primera de la Junta de Extremadura, Dolores Pallero, agradeció que Solbes incidiera en la "multilateralidad" como instrumento necesario para aprobar el futuro modelo de financiación autonómica. 

"Algunos se envuelven con la palabra España y la solidaridad y defienden los intereses de su territorio", dijo Montilla en un acto del PSC

En la misma línea que los extremeños, el presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, afirmó que las posiciones defendidas por Solbes permiten pensar que "nadie" va a imponer, al final, un criterio "unilateral". Para Iglesias, el vicepresidente económico fue "rotundo" y mantuvo una posición "muy firme" respecto a que se tendrán en cuenta "todos" los Estatutos, pero también la solidaridad entre comunidades autónomas. El líder aragonés se mostró satisfecho con que se combinen las negociaciones bilaterales con las multilaterales, algo que le da "mucha tranquilidad".

Malestar en Catalunya

Ante la amenaza de Solbes de "hacer prevalecer" los criterios del Estado si no se llega a un acuerdo en materia de financiación, el president de la Generalitat, José Montilla, contraatacó y advirtió de que "no aceptaremos un mal acuerdo. No nos levantaremos de la mesa, pero tampoco aceptaremos ninguna imposición". Montilla quiso dejar claro que "no se puede responder con imposiciones a las razones de Catalunya". También reprendió a algunos barones socialistas que "se envuelven con la palabra España y la solidaridad y defienden los intereses de su territorio" en financiación.

Mucho más allá fue el líder de CiU, Artur Mas, que calificó de "inmensa deslealtad" y "tomadura de pelo monumental" la postura del Gobierno central. Mas subrayó que "constatamos que el Gobierno español y Solbes han regresado de las vacaciones aún más duros" e instó al PSC a plantarse con los Presupuestos si no hay una nueva financiación.

Quizá para suavizar el malestar catalán con Solbes, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, dijo el viernes que el Gobierno "pondrá talento y talante" en lograr un acuerdo y lo buscará siempre.

Noticias Relacionadas