Viernes, 29 de Agosto de 2008

Fines de semana estivales pasados por agua

Científicos españoles descubren que en verano llueve sábados y domingos, pero en invierno lo hace entresemana

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·29/08/2008 - 21:02h

ALBERT GEA - Los fines de semana del invierno llueve menos que entresemana.

La ley de Murphy se cumple cada vez que se organiza un viaje: llueve. Científicos españoles han descubierto ahora que, de hecho, existe un patrón semanal en las lluvias que caen sobre la Península. En invierno, llueve más entre semana, y en verano, los fines de semana. Tras analizar los datos recogidos desde 1961 en 13 estaciones de la España peninsular por la Agencia Estatal de Meteorología, los investigadores, dirigidos por Arturo Sánchez Lorenzo, del Grupo de Climatología de la Universidad de Barcelona, hallaron unos ciclos semanales estacionales. Estudiaron concretamente el ciclo invernal, entre diciembre y febrero, y encontraron que los días que más llueve son miércoles y jueves, mientras que el fin de semana llueve menos.

"En invierno llueve más. Hay más nubosidad y menos radiación solar durante la semana que en los fines de semana", señala Sánchez Lorenzo. El motivo es que durante los fines de semana hay más situaciones anticiclónicas, "es decir, estabilidad de la atmósfera, y por lo tanto no se favorece la formación de nubes de lluvia", explica. Aunque los investigadores han publicado el trabajo con los datos del invierno, han detectado que en verano, y sobre todo en primavera, ocurre lo contrario: más situaciones anticiclónicas en los días
centrales de la semana respecto al fin de semana y, por tanto, la lluvia se espera al sábado y domingo.

La causa de esta preferencia por las precipitaciones en unos días, y no en otros, es (además de la dinámica anticiclón/borrasca de la circulación atmosférica en la Europa occidental) la influencia de los aerosoles, es decir, las partículas sólidas en suspensión en la atmósfera, que pueden ser de origen natural o generados en actividades humanas. Los científicos apuntan en Geophysical Research Letters que no hay evidencia de ningún proceso natural que dé lugar a ciclos constantes de siete días durante largos periodos de tiempo, como este de 44 años estudiado. La emisión de los aerosoles es menor durante el fin de semana. "Dichos aerosoles tienen efectos directos, ya que reflejan la radiación solar y por lo tanto llega menos a la superficie de la Tierra, o indirectos, que están más vinculados a procesos físico-químicos que alterarían las propiedades de las nubes naturales", explica Sánchez Lorenzo.

Los investigadores estudiaron 12 variables climáticas de temperatura: precipitaciones, presión atmosférica, horas de luz solar y nubosidad, así como los tipos de nubes. Y concluyeron que no hay diferencias de lluvias entre las zonas urbanas y las rurales. Los datos de 1961 a 2004 se tomaron de las estaciones de Badajoz-aeropuerto, Madrid-Retiro, Málaga-aeropuerto, Navacerrada, Salamanca-aeropuerto, San Sebastián-Igueldo, Tortosa, Valencia, Alicante-Ciudad Jardín, Barcelona-aeropuerto, Albacete-aeropuerto y Córdoba-aeropuerto.

En los termómetros, como en las lluvias, también hay diferencias a lo largo de la semana en invierno. El sábado es el día más caluroso, ya que es cuando las temperaturas, tanto máximas como mínimas, alcanzan los máximos, para volver a descender el domingo. El lunes sería el día con la temperatura mínima más baja.

Noticias Relacionadas