Miércoles, 7 de Noviembre de 2007

Solfeo en una caja de cristal

Una violinista compondrá encerrada 7 días en una casa transparente

MARTA HUALDE ·07/11/2007 - 21:31h

Patricia Argüelles en su burbuja creativa. J.R.LADRA.

"Habrá que decir mírala, mírala, ¿dónde está? Frente a la Puerta de Alcalá". Con su propia versión de la famosa canción de Ana Belén y Víctor Manuel describía Isabel Morales, de 57 años, el espectáculo que congregó ayer a mediodía a decenas de transeúntes en la esquina de la Plaza de la Independencia con la Calle Alcalá, a la altura del número 71.

Vigilancia todo el día

Nadie tenía claro de qué iba. Una chica de 25 años, de blanco nuclear, con tacones de vértigo y un violín entre las manos se encerraba a la una y media de la tarde en una mini casa de cristal, de 30 m2, a medio metro del suelo. Allí vivirá una semana, ante la mirada de los viandantes, con un reto: componer una pieza musical. Mostrará cómo una artista se encierra en sí misma para componer aunque la miren.

Patricia Argüelles, violinista gallega afincada en Berlín, cree que no tendrá claustrofobia. Tendrá personal de seguridad 24 horas. Su burbuja cuenta con comida, cama, baño, cocina, una mesa y un ordenador. En siete días sólo contactará con el exterior a través del portal www.bago.es, promotor del experimento. Fuera hay cuatro ordenadores para hablar con ella.

"Me parece muy bien que se promocione la cultura. Diré a mis hijos que se pasen a verla", asegura Pilar Hernández, de 65 años. "Es lo más tonto y bobo que se puede hacer", añadía un septuagenario indignado. En realidad era una vuelta de tuerca más en el mundo publicitario. Quiere demostrar que Internet basta para cubrir las necesidades de comunicación hoy en día, explica Marta Adamczyk, portavoz de Bago.

"No me da vergüenza. Es como un escenario", aseguró sonriente la artista. Promete que los ciudadanos irán escuchando retazos de su creación: "Daré pequeños conciertillos". El resultado final se conocerá en siete días. Para poder escucharla, habrá que estar allí, sin supersticiones el martes 13.