Archivo de Público
Miércoles, 7 de Noviembre de 2007

Una decena de ‘borrokas' escapa a la última redada

Pese a ello, Interior considera desmantelada la estructura de 'Segi' en San Sebastián tras las cuatro detenciones realizadas

G. MALAINA/O. LÓPEZ-FONSECA ·07/11/2007 - 20:06h

Agentes de la Policía, durante la operación de ayer. /EFE

La Policía asestó ayer el segundo golpe contra la kale borroka en San Sebastián en ocho días, pero no resultó tan definitivo como preveía. La operación iniciada de madrugada se saldó con la detención de cuatro personas después de una veintena de registros en domicilios y locales de distintos barrios de la capital guipuzcoana. Sin embargo, al menos una decena de sospechosos consiguieron huir, según confirmaron a Público fuentes policiales.

La redada, ordenada por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, tenía como objetivo desmantelar en esta provincia los grupos que quedaban de Segi –organización juvenil ilegalizada de la izquierda abertzale– y a los que se atribuye la organización de ataques terroristas de baja intensidad contra las Fuerzas de Seguridad, edificios públicos, entidades bancarias y sedes de partidos políticos, entre otros.

Estaba planteada, pues, como una segunda fase de la operación desarrollada el 30 de octubre y que concluyó con la detención de siete personas.Las fuentes policiales están convencidos de que gran parte de los ahora huidos abandonar sus domicilios, precisamente, tras aquella primera redada, en la que, entre otros documentos, se incautó un organigrama con la identidad de los supuestos responsables de Segi en los diferente barrios de San Sebastián. De hecho, la veintena de registros tuvieron lugar en diferentes zonas de la ciudad –Intxaurrondo, Gros, Antiguo, Loiola, Amara, Egia y la Parte Vieja–, así como en la localidad vecina de Astigarraga.

La Policía cree aun así que con este segundo golpe puede darse por desarticulada la estructura de Segi en San Sebastián. Fuentes del Ministerio del Interior atribuyen a los cuatro detenidos ayer -Iñaki Coloma, Ion Etxeberria, Ekaitz Ezkerra y Martin Mendizabal- la quema de varios autobuses urbanos durante los últimos dos años, la comisión de sabotajes contra líneas ferroviarias y la organización de algaradas callejeras con motivo de manifestaciones convocadas por las organizaciones ilegalizadas Batasuna, Askatasuna y la propia Segi.

Objetivo: Navidad

La kale borroka se ha convertido en uno de los principales objetivos del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y de su homólogo del Gobierno vasco, Javier Balza, quienes recientemente acordaron aunar esfuerzos para intentar desmantelar antes de Navidad la mayor parte de la estructura organizativa de la violencia callejera en el País Vasco. Con la de San Sebastián, son ya cuatro las operaciones realizadas desde el verano. Rubalcaba destacaba ayer la relevancia de estas operaciones ante el convencimiento de que un tercio de los jóvenes que se involucran en este tipo de actos acaba dando el salto a ETA.