Miércoles, 27 de Agosto de 2008

Rice abandona Israel otra vez con las manos vacías

Reconoce que la solución al conflicto no llegará bajo el mandato de Bush

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·27/08/2008 - 20:32h

EFE - Rice se entrevistó con Olmert durante su visita.

En noviembre del año pasado, durante la conferencia de Annapolis, el presidente Bush dijo que vislumbraba una solución para el conflicto israelí-palestino en el plazo de un año. Nueve meses después no está claro si pecó de ingenuidad, de mala fe o de ambas cosas.

El balance de la séptima gira de Condoleezza Rice por la región desde entonces ha sido tan negativo como siempre, simplemente porque la voluntad negociadora brilla por su ausencia.

El tema de las negociaciones de paz iniciadas en Annapolis no interesa ya mucho en Israel. Una prueba de ello es que los dos diarios de mayor circulación, Yediot Ahronot y Maariv, no dedicaron ayer una sola palabra a la secretaria de Estado.

Rice se limitó a decir que espera que los israelíes dejen de construir en los territorios ocupados, pero el martes se supo que este año los israelíes están construyendo casi el doble de viviendas para colonos judíos que en 2007. Las viviendas están tanto de este como del otro lado del muro.

Estancados

Como no hay una voluntad por parte del Gobierno israelí de poner en marcha medidas que impulsen la negociación -de hecho ocurre lo contrario con la expansión constante de los asentamientos-, a Rice no le quedó más remedio que interesarse por la enrevesada situación política que vive Israel. Los casos de corrupción obligarán a Ehud Olmert a retirarse en septiembre.

Su conclusión fue que la crisis no se "resolverá" durante el mandato de George Bush, así que no hay nada que hacer. Tan sólo queda por ver si Rice volverá a la región, algo que no aclaró ayer, pues es obvio que sus visitas no han servido para mucho.