Miércoles, 27 de Agosto de 2008

"La pelota está en el tejado de los europeos"

Tras anunciar en la ONU el reconocimiento de la independencia de Abjasia y Osetia del Sur, el presidente ruso asistirá a la cumbre del OCS donde pedirá el apoyo de China para afrontar la condena de Occidente

PUBLICO.ES / AGENCIAS ·27/08/2008 - 08:13h

AFP - Tras el anuncio de Medvédev de reconocer la independencia de Abjasia y Osetia del Sur, Rusia se encuentra en plena crisis diplomática con EEUU, la UE y la OTAN.

La decisión de Dmitri Medvédev, presidente ruso, de reconocer la independencia de las regiones separatistas georgianas, a instancias de su Parlamento, ha desatado una ola de reacciones contrarias y la condena de Occidente, frente a las que el jefe del Kremlin ha respondido de forma muy clara: "No tenemos miedo a nada, ni siquiera a la perspectiva de una Guerra Fría, aunque no la queremos (...) En esta situación todo depende de la postura de nuestros socios de la comunidad mundial".

Para hacer frente a las difíciles relaciones con los organismos más representativos de occidente, Medvédev ha viajado a Tayikistán para asistir a la cumbre de Organización para la Cooperación de Shangai (OCS), integrada por China, Rusia, Kazajistán, Kirguizistán, Tayikistán y Uzbekistán, donde intentará buscar el apoyo de China, país con el que ha mantenido posturas similares en conflictos internacionales como la crisis nuclear iraní o la norcoreana.

Rusia comunicó ayer a la ONU su decisión a través de su embajador, Vitaly Churkin, quien afirmó que Moscú reconoce la independencia de Abjasia y Osetia del Sur para asegurar la "supervivencia" de sus poblaciones "ante la agresión chovinista" del Gobierno de Georgia. El Kremlin reconoce que esta postura "hará más difíciles" las relaciones con Estados Unidos y la Unión Europea (UE), pero rechaza que las tensiones en el Consejo de Seguridad de la ONU equivalgan a un regreso a la Guerra Fría.

Sin embargo, el más alto dirigente del país ha hecho caso omiso a las avdertencias de EEUU y la UE, y afirmó en una entrevista con la televisión francesa LCI que "la pelota está en el tejado de los eur opeos" y que si éstos quieren la degradación de sus relaciones con Rusia, "la tendrán". Aún así, Medvédev, en declaraciones a la CNN, instó a Occidente a acoger con "pragmatismo" su decisión de reconocer la independencia de las dos regiones separatistas georgianas.

"Todo está en manos de Occidente. Lo principal es que nuestros colegas estadounidenses defiendan los intereses del pueblo norteamericano, y no esquemas ideológicos artificiales", manifestó el presidente ruso quien, a su vez, advirtió de que "si optan por la confrontación, pues bien, hemos vivido distintas situaciones, también viviremos esta".

Kosovo como pretexto 

En un artículo publicado en el Financial Times, el máximo dirigente ruso explica la postura de Rusia en este conflicto haciendo, además, un balance de los diferentes puntos de confrontación en las relaciones internacionales con el bloque occidental. Al justificar su decisión, Medvédev citó la independencia autoproclamada de Kosovo, aceptada por muchos países de Occidente pese a las protestas de Serbia y de Rusia, que había advertido de que ese precedente "abrirá la caja de Pandora".

"Se creó una dinámica que, ya avisamos, daría impulso a otras situaciones, aunque creo personalmente que el caso legal de Osetia y Abjasia es mucho más sólido. Nos decían que Kosovo era un caso especial, pero cada caso es especial por su naturaleza. Todas tienen una situación especial", recalcó.

Medvédev: "Cada pueblo tiene derecho a su autodeterminación" 

Para él, no es entendible que la comunidad mundial tenga diferentes puntos de vista para según qué asuntos. "Cada pueblo tiene el derecho a la autodeterminación, según la Carta de la ONU y el Acta de Helsinki", y que Abjasia y Osetia del Sur tenían más derecho a ello que Kosovo, en opinión del presidente ruso. Mientras, desde Kosovo se ha asegurado que su caso no debe usarse como un precedente que justifique la soberanía de los enclaves caucásicos.

Medvédev, además, explicó que los ataques rusos a Georgia se debieron a una respuesta "al previo abuso que el gobierno georgiano estaba perpetrando en las regiones separatistas". "Rusia no tuvo opción. Esta guerra no la empezamos nosotros. Nuestras tropas entraron en Georgia para defender y salvar la vida de centenares de personas. Los presidentes de las dos repúblicas (Abjasia y Osetia del Sur) cuentan con la ayuda de Rusia para el reconocimiento de su independencia", declaró.

"Devolvimos la paz para no pudimos restablecer la calma en la población, no mientras el presidente georgiano, con la complicidad y las pretensiones de EEUU y otros miembros de la OTAN, siga hablando de rearmar sus fuerzas militares y de reclamar este territorio", advirtió el presidente ruso.

El papel de Occidente 

 En las últimas semanas el máximo órgano de Naciones Unidas ha sido incapaz de llegar a un acuerdo para adoptar una resolución que ayude a poner fin al conflicto y establezca un diálogo internacional que permita solucionarlo de manera pacífica.

La decisión rusa es "contraria a los principios de independencia, soberanía e integridad territorial de Georgia, reconocidos por la Carta de Naciones Unidas, el acta final de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) y las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad", afirmó la presidencia francesa de la UE en un comunicado.

El presidente francés y de turno de la UE, Nicolas Sarkozy, convocó una cumbre extraordinaria para el próximo lunes en Bruselas para tratar la crisis en Georgia y el futuro de las relaciones de la UE con Rusia.

"Rusia es autosuficiente y los intentos por congelar sus planes no surtirá efecto"

Preguntado sobre los medios de presión sobre Rusia, el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner indicó que le parecería "mucho más eficaz si hubiera propuestas estadounidenses de represalias" como en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la OTAN.

El jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, declaró a su vez que eventuales intentos de Occidente de imponer sanciones a Rusia no tendrá resultados.

"Rusia es un Estado autosuficiente, y los intentos de congelar nuestros ambiciosos planes, cuyo cumplimiento es crucial para el desarrollo socioeconómico del país, no surtirán resultados", dijo Lavrov sobre eventuales sanciones económicas.

Noticias Relacionadas