Archivo de Público
Miércoles, 7 de Noviembre de 2007

Ya se evidencian síntomas de debilidad en la promoción residencial

EFE ·07/11/2007 - 18:37h

EFE - La ministra de Vivienda, Carme Chacón, acompañada del alcalde de Barcelona, Jordi Hereu (c), y el promotor inmobiliario, Jose Lluis Nuñez, durante la inauguración del salón inmobiliario Barcelona Meeting Point.

El sector de la promoción residencial ha dado muestras de debilidad en el XI Salón del Barcelona Meeting Point, el encuentro inmobiliario más importante del sector, pese a que tanto el Gobierno central como la Generalitat han intentando mostrarles hoy su apoyo.

Un importante promotor catalán que prefiere no identificarse comentaba esta mañana, cuando se dirigía al acto de inauguración a cargo de la ministra de Vivienda, Carmen Chacón, que "este año nos va a costar vender pisos y más con esta presión de los regalos y las ofertas".

Hay promotoras como Colonial que ofrecen un coche Smart por comprar una vivienda en el Salón, otros como FBEX apuestan por asumir un 70% de la hipoteca durante un año, mientras que Realia ofrece una plaza de garaje, sólo por poner algunos ejemplos de las muchas promociones con las que los grandes grupos quieren mantener sus ventas.

Pese a este clima, el presidente de Martinsa, Fernando Martín, ha sentenciado hoy, mientras la ministra llevaba a cabo su larga visita en la inauguración del Salón, que "los precios no van a bajar".

En cuanto al salón profesional -dedicado a las empresas del sector-, intermediarios de firmas de asesoría, fondos de inversión y promotores intentan establecer contactos e iniciar relaciones que les permitan cerrar grandes operaciones de compraventa.

En el pasado este aspecto no había funcionado muy bien y era el salón para el gran público -que ha abierto hoy sus puertas y que finalizará el domingo-, el que servía de pulmón al evento, pues muchas familias visitaban el recinto ferial para buscar pisos y a veces incluso se apuntaban en listas para reservarlo.

Si este último aspecto es el que aparentemente en la edición de este año va a ser más flojo, las grandes operaciones tampoco pintan bien porque, como explica el director de Richard Ellis en Cataluña, Enrique Martínez Laguna, "los plazos de negociación se han alargado y ahora cuesta más cerrar grandes operaciones, en buena parte porque se han endurecido las condiciones crediticias, pero no sólo para el sector inmobiliario, sino para el conjunto de la economía".

El 43,6% de los promotores catalanes muestra poca confianza en el crecimiento del sector, según los datos del Barómetro de Clima de Confianza que ha presentado hoy por primera vez la Conselleria de Medio Ambiente y Vivienda, aprovechando la celebración del Salón Barcelona Meeting Point.

La situación resulta más preocupante si se les pregunta a los promotores sobre su capacidad de hacer frente a su cargas financieras ante las inversiones hechas o las reservas de viviendas acumuladas, ya que el 21,9% de los promotores manifiesta una confianza baja o muy baja (0,6%) y el porcentaje respecto a la solvencia de sus clientes se eleva al 26,4% en las entidades financieras.

Para el presidente de Fira de Barcelona, Josep Lluis Bonet, "el arranque del Salón muestra un sector que da la cara pese a vivir un momento difícil", pero lo cierto es que después de dos años de grandes compras en el sector, los históricos del "tocho" han desaparecido, al ritmo que grupos como Colonial, Metrovacesa, Fadesa y Urbis cambiaban de manos.