Miércoles, 7 de Noviembre de 2007

Henry y Messi destrozan el cerrojo escocés

El conjunto azulgrana dejó sentenciada su victoria ante el Glasgow Rangers en la primera mitad (2-0).

PÚBLICO.ES ·07/11/2007 - 18:12h

El barcelonista Lionel Messi lucha por un balón con Papac, del Rangers. AFP

El Barça ha desmontado el ultraconservador planteamiento del Glasgow Rangers (2-0) para situarse al frente del grupo y sellar prácticamente su clasificación para los octavos de final de la Liga de Campeones. Los de Frank Rijkaard se asegurarán la primera plaza del grupo si son capaces de ganar en el Camp Nou ante el Stuttgart alemán, equipo que ya no tiene ninguna posibilidad de clasificarse para la siguiente ronda.

La idea de que "dos no se pelean si uno no quiere" resume lo ocurrido sobre el terreno de juego. El Barça buscó la victoria y se la encontró en la primera jugada del partido; el Rangers no reaccionó ni por esas y se encontró con un 2-0 al borde del descanso.

Temprano gol y a esperar las ocasiones 

Con el tempranero gol del Barça, el Rangers no varió sus intenciones y los azulgrana, con ventaja en el marcador y sin espacios, se dedicó a contemporizar. El tanto llegó en el minuto 6, en la primera aproximación, en un centro desde la izquierda de Ronaldinho sobre Messi, totalmente desmarcado, el remate del argentino con la cabeza superó a McGregor, el balón dio en el palo y rebotó en Henry, involuntariamente en la mano del francés (1-0).

Y ahí prácticamente se acabó la historia. Con tal densidad de defensas, con un planteamiento tan ultraconservador y con la ventaja en el marcador, los de Rijkaard inconscientemente se dedicaron a sestear.

Hasta el final del primer tiempo, cuatro aproximaciones del Barça. Un tiro de Iniesta, que salió junto al palo de McGregor (m.16), tres buenas intervenciones del meta a lanzamientos de Ronaldinho (m.27), de Xavi (m.37) y de Henry (m.42) y el tanto de Messi.


El Rangers se quedó en blanco y sólo remató dos veces a puerta. En una pared entre Ronaldinho y Messi, el brasileño remató de puntera, rechazó el meta y el argentino marcó el 2-0 en el minuto 43 con lo que el partido quedó finiquitado. El brasileño estuvo especialmente activo en la primera parte, presente en todas las jugadas de peligro del equipo. Demostró que la recuperación de su juego, sin ser el que fue, va por buen camino.

En el segundo tiempo, tan pocos sobresaltos como en la primera. El Camp Nou se preocupó cuando Iniesta, otro de los destacados, pareció lesionarse de gravedad (m.48), aunque todo quedó en un susto. Xavi, con dos potentes disparos en los minutos 50 y 63, una acción típica de Messi (m.58) y un remate cercano de Henry (m.62) acercaron el 3-0 para el Barça, mientras que el Rangers alineó a un delantero más, Darcheville, para encarar la media hora final.