Lunes, 25 de Agosto de 2008

El CSN convoca a las eléctricas por la seguridad

El Consejo y las empresas se reunirán en septiembre para analizar los últimos sucesos

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·25/08/2008 - 22:36h

Manu Fernández - El fuego no tuvo incidencia en la seguridad de los ciudadanos.

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha adelantado la reunión con las empresas eléctricas propietarias de centrales nucleares en España, prevista para diciembre, al próximo mes de septiembre para explicarles que la prioridad en la gestión de las instalaciones nucleares debe ser la seguridad. El CSN recordará a los directores de producción nuclear de Unión Fenosa, Endesa, Iberdrola, Asociación Nuclear Ascó-Vandellós y Nuclenor que, independientemente de "las operaciones corporativas que lleven a cabo, no deben perder de vista que la prioridad es la seguridad nuclear", señaló el subdirector de Instalaciones Nucleares del CSN, Javier Zarzuela.

Durante la tercera reunión anual de este Comité de enlace, se analizarán los últimos incidentes registrados en las centrales. En lo que va de verano, el CSN ha informado de 11 sucesos en las centrales de Vandellós II, Ascó II, Cofrentes y Garoña. De hecho, ayer mismo, la central de Santa María de Garoña (Burgos) paró de forma automática, ya que mientras realizaba unas maniobras en el parque eléctrico exterior de la planta para mejorar las protecciones eléctricas se produjo un fallo en los ajustes. "No es un cifra mayor que la de otros años y no hemos percibido una acumulación de sucesos", indicó Zarzuela, quien apuntó que ahora hay más información de lo que sucede en las centrales.

En cuanto al envejecimiento de las plantas, Zarzuela explica que, salvo el edificio de hormigón y la vasija del reactor, todo se puede cambiar y deja claro que "si se deja de invertir y no se gestionan bien, las centrales envejecen".

Por su parte, el director general de Protección Civil de la Generalitat, Josep Ramón Mora, ha lamentado este lunes que en los últimos meses se haya dado un "número excesivo" de incidentes en las nucleares catalanas, hecho que puede crear "alarma social". Ante esta situación, Mora ha pedido al CSN que extreme los mecanismos de control a las nucleares y que se haga una "reflexión global" para mejorar su seguridad.

La convocatoria de reunión se realiza un día después de que la planta de Vandellós II (Tarragona) registrara el domingo un incendio en el edificio de turbina. El fuego se produjo en el interruptor de generación que transporta la energía eléctrica desde la central a la red de alta tensión, pasando por el transformador. La refrigeración del generador se realiza con hidrógeno y, cuando la concentración supera el 4%, se puede producir una deflagración y una llamarada.

Eso es lo que sucedió la mañana del domingo. Los técnicos de Siemens y ABB, fabricantes de los equipos, comenzaron ayer por la tarde a evaluar los daños del incendio. En principio, el interruptor ha quedado inutilizado y deberá sustituirse, y una vez se abra el generador se podrá comprobar si hay daños en su interior, lo que agravaría la reparación y la central podría permanecer parada durante meses, indicó Zarzuela. El CSN ha calificado el suceso con el nivel 0 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES), de forma preliminar, ya que los sistemas de seguridad de la central respondieron correctamente.

El alcalde de Vandellós, Josep Castellnou, ha señalado por su parte que mientras se estaba produciendo el incendio "los turistas continuaban bañándose en la playa", informa Jordi Siré, desde Tarragona.

El portavoz de la campaña nuclear de Greenpeace, Carlos Bravo, ha apuntado que la central de Vandellós II obtiene unos ingresos de alrededor de 750.000 euros "cada día". Una cifra que dejará de percibir mientras esté parada.

Nuevo escape radiactivo en Francia

 Andrés Pérez. París

Las autoridades francesas de tutela detectaron a finales de la semana pasada un nuevo escape radiactivo en el centro nuclear de Tricastin, fuga que es el cuarto incidente registrado en menos de dos meses en el complejo atómico del valle del Ródano, en el sur de Francia. Según un comunicado de Comurhex, filial del gigante Areva, durante unas obras de renovación los equipos detectaron un defecto en una canalización enterrada, por la que se habrían filtrado restos de uranio natural concentrado durante años.

“Dado el caudal muy bajo e irregular de la tubería, la cantidad de material fugado es muy reducida”, aseguró la empresa especializada en el tratamiento químico del uranio, previo a su enriquecimiento y su transformación en combustible para las centrales nucleares.

Comurhex aseguró que debe tratarse de unos 250 gramos de uranio natural concentrado por año, y descartó efectos sobre el medio ambiente pese a que produce hexafluoruro de uranio desde hace cuarenta años, durante los cuales no fue consciente del escape en sus tubos.

Por su parte, la prefectura del departamento afirmó, como en los incidentes precedentes, que “con los datos actuales se puede suponer que los riesgos medioambientales son muy bajos”, y se remitió a próximos estudios más detallados de la Autoridad de Seguridad Nuclear (ASN).

Éste es el cuarto incidente registrado en los diversos establecimientos de Tricastin en los últimos dos meses. En uno de los sucesos, registrado a primeros de julio, en la firma Socatri, administrada por Areva, los dirigentes intentaron ocultar el escape durante horas a la ASN.

Ahora, la ASN está demostrando una vigilancia renovada y tomando nota de esa nueva actitud del organismo de control y tutela independiente, y de la creciente vigilancia de la opinión pública, la firma Areva tiene previsto anunciar dentro de unos días cambios profundos en sus reglas de funcionamiento.

Noticias Relacionadas