Lunes, 25 de Agosto de 2008

Llega la nueva época de los microsatélites

Un nuevo material permitiría reducir el tamaño de las sondas

DANIEL MEDIAVILLA ·25/08/2008 - 08:00h

Microsatélite.

Los primeros satélites enviados al espacio por EEUU, los Explorer, medían poco más de dos metros y pesaban alrededor de 10 kilos. Gracias a ellos, se descubrieron, entre otras cosas, los cinturones de radiación de Allen, pero su vida fue demasiado efímera. En poco más de tres meses, sucumbieron a las duras condiciones del espacio exterior. Los satélites modernos lograron multiplicar ese tiempo de supervivencia a costa de incrementar su peso y su tamaño con gruesos revestimientos y escudos térmicos. La vida útil se incrementó, pero también el coste de llevar los instrumentos científicos al espacio.

Ahora, un grupo de investigadores de la compañía estadounidense de investigación en materiales Ashwin-Ushas Corp. cree que ha encontrado la manera de construir satélites ligeros como los viejos Explorer y resistentes como las moles modernas.

Después de cinco años de trabajo, desarrollaron un material capaz de reflejar el calor que fríe a las sondas en el espacio exterior, proteger los instrumentos del frío que también puede afectar a los aparatos en ese entorno y resistir los impactos de micrometeoritos y la corrosión. Todo, empleando una película de un grosor de una centésima de pulgada.

Cambio de color

Una capa de material conductor permitiría que esta lámina protectora cambiase de color dependiendo de la exposición al Sol. Cuando este estuviese presente tomaría un tono claro que reflejase el calor y cuando estuviese ausente se volvería oscura para mantener el interior del
satélite templado.

En la reunión de la Sociedad Química Americana en Filadelfia, donde se presentó el avance, Prasanna Chandrasekhar, director de la investigación, afirmó que durante las pruebas habían comprobado que el material sobrevivió a semanas de pruebas en condiciones iguales a las del espacio
sin degradarse.

La NASA se ha planteado construir los primeros microsatélites para 2013 y ya ha presentado al menos un prototipo de este tipo de sondas bautizado como Black Box.