Sábado, 23 de Agosto de 2008

Rechazado en Irak por querer dividir el país

Kurdos, suníes y chiíes cierran filas en su rechazo al plan que el hoy candidato a la vicepresidencia de EEUU formuló en 2006

PÚBLICO / REUTERS ·23/08/2008 - 21:49h

REUTERS - Dos soldados iraquíes detienen a un insurgente islamista en Bagdad, ayer.

De Joseph Biden se resaltó este sábado su curtida experiencia internacional. De inmediato. El complemento exterior perfecto al candidato demócrata, Barack Obama. Pero hasta los grandes veteranos tienen un punto negro. Y el de Biden es bien significativo: Irak.

Al poco de conocerse su designación, los tres grandes grupos étnico-religiosos del país cerraron filas. Ni a kurdos ni a chiíes ni a suníes les gusta Biden. Todos le reprochan haber formulado en mayo de 2006 –cuando la violencia de la guerra civil estaba en su momento culminante– un plan para dividir Irak. Quería convertirlo en una federación de regiones autónomas.

“La idea, como en Bosnia, es mantener un Irak unido descentralizándolo, dando a kurdos, suníes y chiíes espacio para sus propios asuntos [...]. Cada una de las regiones sería responsable de sus leyes nacionales, administración y seguridad interior. El Gobierno central sólo controlaría defensa, relaciones exteriores e ingresos petrolíferos”, afirmó Biden en The New York Times.

Traería más violencia

“La elección de Biden es decepcionante”, sentenció el dirigente suní Salih al-Mutlaq. “Rechazamos su plan entonces, y también ahora. Sólo nos conduciría a una nueva guerra por los recursos y las fronteras. Irak no puede sobrevivir si no está unido”.

Incluso los kurdos, que hoy disponen de autonomía, rechazan el plan Biden. “No apoyamos una partición basada en criterios étnicos. En nuestra región hay kurdos y no kurdos”, aseguró el diputado Mahmoud Othman.

Por los chiíes, misma réplica en boca de Ezzet al-Shabender, de la lista laica del ex primer ministro Ayad Alaui: “Si asume la vicepresidencia, no serviría para mejorar las relaciones Irak-EEUU”.