Miércoles, 7 de Noviembre de 2007

El hombre que no quiso "traicionar" a su fuente

Díaz de Mera se negó hasta "en seis ocasiones" a facilitar la identidad de la fuente que le habló del informe que vinculaba a ETA con el 11-M

EFE ·07/11/2007 - 14:27h

El 28 de marzo, durante la vigésima primera jornada del juicio por los atentados del 11-M,  Agustín Díaz de Mera se negó hasta "en seis ocasiones", según precisa el auto, a facilitar la identidad del funcionario del Cuerpo Nacional de Policía que, según su testimonio, le dio a conocer la existencia de un informe que vinculaba a la organización terrorista ETA con la masacre.

A preguntas del abogado de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, el ex director general de la Policía argumentó que "querría" aportar esa información pero que "no podía" porque, de esa manera, pondría en peligro la seguridad de su fuente y de su puesto de trabajo, al ser el Cuerpo Nacional de Policía "una institución jerarquizada".

También señaló que "ni en conciencia ni de ninguna otra forma" podía "traicionar" a su fuente, a la que calificó de "acreditada y honesta". Asimismo, dijo sentirse en una situación de "colisión entre la ley u la moralidad de un sujeto" y que ante la opción que se le planteaba prefería que la responsabilidad recayese sobre él y no sobre su interlocutor.

El presidente del tribunal ofreció al testigo la posibilidad de que revelase la filiación de su fuente por escrito y le aseguró que estudiaría la forma de preservar en la medida de lo posible unas hipotéticas represalias laborales.

Tras darle un tiempo de reflexión para que reconsiderara su posición e incluso darle la oportunidad de que consultara con su fuente, Gómez Bermúdez impuso a Díaz de Mera una multa de 1.000 euros y ordenó que dedujese testimonio en su contra. El procedimiento se trasladó posteriormente al Supremo por la condición de eurodiputado del testigo. 

Noticias Relacionadas