Jueves, 21 de Agosto de 2008

CiU conmina a Montilla a explicar el pacto de Saura

ERC pide a ICV que no "instrumentalice el Govern"

DAVID MIRÓ ·21/08/2008 - 20:07h

José Montilla, en una imagen de archivo.

El capítulo de la comparecencia fallida de Zapatero no sólo ha provocado fisuras entre los partidos del Govern, sino que ahora amenaza con hacer saltar por los aires la relación del tripartito con CiU. Su portavoz adjunto en Parlament, Josep Maria Pelegrí, exigió ayer al president, José Montilla, que aclare si tuvo conocimiento y apoyó el pacto entre ICV y el PSOE que da un plazo de tres meses para llegar a un acuerdo sobre la nueva financiación autonómica.

"Si el Gobierno no ha participado en esa acción, ha de decir si está o no de acuerdo. Si es cómplice sería muy grave y pondría en un papel muy comprometido a ERC", afirmó desde Prada, en el Roselló, la Catalunya francesa.

Pelegrí confirmó que CiU se plantea pedir comparecencias en el Parlament para que el ejecutivo dé cuentas por un pacto que se ha cocinado al margen del cauce habitual, que es la Comisión Mixta Estado-Generalitat de Asuntos Financieros.

ICV, desleal

Pelegrí, que ya se había mostrado muy crítico con la petición de comparecencia, acusó a los ecosocialistas de "desleales" y de haber roto el frente común que las fuerzas catalanas habían escenificado el 9 de agosto.
"Hasta ahora pensaba que la unidad existía, que el gobierno y CiU tenían una unidad de pensamiento para defender la financiación, pero ICV se ha desmarcado", afirmó el diputado. Pelegrí consideró que la maniobra de ICV sólo había tenido como fin "ganar protagonismo" en el tripartito.

El político nacionalista tampoco otorgó ninguna credibilidad al nuevo plazo adoptado por el Gobierno central ya que , en su opinión, Zapatero "está tomando el pelo a Catalunya" y es uno de los presidentes que más veces ha incumplido pactos a los que él mismo se ha comprometido.
Por su parte, al portavoz de ERC en el Parlament, Anna Simó, dijo que no es verdad que el ejecutivo estuviese "al corriente" del acuerdo y que si ICV informó a Montilla lo hizo en condición de primer secretario del PSC y no como president de la Generalitat.

Simó contradecía así a Jaume Bosch, vicepresidente de ICV y que un día antes había dicho exactamente lo contrario, que el acuerdo "era asumido por el Govern". La dirigente de ERC pidió que "no se instrumentalice al Govern" y advirtió que "las posiciones unilaterales debilitan" la negociación.

Desde ICV ayer prefirieron guardar silencio y no responder ni a Pelegrí ni a Simó, cosa que demuestra la voluntad de pasar página del asunto de la comparecencia.