Martes, 19 de Agosto de 2008

Los vuelos 'low cost' en las agencias de Internet llevan doble comisión

El cargo adicional de los intermediarios on line puede suponer más del 15% del precio final

ANA TUDELA ·19/08/2008 - 20:48h

Busque, compare y, si encuentra algo mejor, cómprelo. Quizás ya no sirva un anuncio como aquel del director general de Camp, pero la recomendación de Manuel Luque para el detergente Colón, sigue en vigor. Al consumidor le gusta comparar. Por eso han triunfado las agencias de viajes en Internet (eDreams, Rumbo, Atrápalo...), que dan la comparativa hecha.

Aunque parezca obvio, se coja el destino que se coja las aerolíneas llamadas de bandera (las tradicionales Iberia, Spanair, Alitalia...) suelen ser más caras que las de bajo coste (low cost). Pero hay algo que no se nota y de lo que no se informa en la comparativa: en el caso del bajo coste la comisión de gestión se está cobrando dos veces.


Si el billete pertenece a una aerolínea tradicional, el precio será prácticamente el mismo con la agencia que si se adquiere en la web de la compañía. Si es con una low cost, no.

El motivo, explicaron a Público fuentes de las agencias, es que en el bajo coste la comisión de gestión la cobra primero la aerolínea y después la propia agencia, que sólo informa de la suya. Las compañías tradicionales cobran comisión si se compra en sus páginas, no a través de una agencia.

Las citadas fuentes argumentan que para bajo coste contratan los billetes como si fuesen un usuario más que compra directamente en la web de la aerolínea y no a través de un GDS (sistema informático de distribución de ofertas, como Amadeus o Galileo), que sí usan para las tradicionales. Por eso, aseguran, al precio para cliente final, que ya lleva la comisión de la aerolínea, le suman su propia comisión.

En vuelos a destinos económicos, como Lisboa, la comisión añadida puede suponer hasta el 15% del precio del billete sin maletas (las low cost cobran el equipaje aparte), lo que lleva a la paradoja de que, si se quiere equipaje, el precio final sea igual al de una aerolínea de bandera, que no cobra por el equipaje.

Buscando a ciegas

La solución sería comprar en la web de la aerolínea. Pero si el usuario no tiene fácil detectar el doble cobro es porque, si es una low cost, las agencias no informan casi nunca del nombre hasta el final de la compra. Se limitan a decir que es una compañía de bajo coste. Sí especifican si es una aerolínea tradicional.

Más de 3.000 viajeros afectados 

La aerolínea de bajo coste Ryanair sigue logrando que su nombre salga cada día en los periódicos sin que ello le suponga un euro. De seguir esa estrategia de que se hable, aunque sea mal, la han estado acusando rivales y otros agentes del sector desde que anunció que empezaría a cancelar billetes de sus vuelos si estos habían sido comprados a través de agencias on line.

Según ha podido saber Público por fuentes de dichas agencias, el número de afectados en España por la amenaza de Ryanair podría superar los 3.000 viajeros, que habrían contratado vuelos de la aerolínea entre el próximo 25 de agosto (fecha en la que ha asegurado que empezarán las cancelaciones) y el mes de febrero del próximo ejercicio.

Por el momento nadie da noticia de que se hayan producido cancelaciones. No es fácil encontrar vuelos de Ryanair en las agencias on line. ¿Objetivo cumplido? Algo tendrá que decir el excéntrico consejero delegado de la compañía, Michael O’Leary, que dará una rueda de prensa hoy en Madrid.