Lunes, 18 de Agosto de 2008

"Los jóvenes creen ser más felices que los adultos"

Durante años ha analizado las percepciones subjetivas de felicidad entre los adolescentes y jóvenes.

CARLOS MARINA ·18/08/2008 - 20:40h

Javier Elzo, durante los cursos de verano de la Universidad Complutense. Dani Pozo

Su hija bromea con él diciéndole que, a sus 66 años, “buena edad ha elegido para hablar de la juventud”. Javier Elzo, catedrático en Sociología de la Universidad de Deusto, ha investigado a fondo la percepción de la felicidad entre los jóvenes y recientemente habló de sus investigaciones durante los cursos de verano de la Universidad Complutense, en El Escorial. De lo único que se arrepiente Elzo (Beasain, 1942) es de no haber tenido a sus hijos antes de los 40.

¿Es más difícil ser feliz en la adolescencia?

No, es un tópico. Los jóvenes españoles dicen serlo más que los adultos, según un estudio en el que estoy trabajando actualmente.

¿Este tópico proviene de los medios?

No lo sé, pero sí existe la idea de que sólo piensan en emborracharse, drogarse y salir de fiesta. Esos son unos cuantos, pero no la mayoría. Se sienten más dichosos. No digo que lo sean, porque entonces habría que definir la felicidad. Yo analizo las percepciones subjetivas de la gente.

¿Hay alguna fórmula mágica para alcanzar la felicidad?

Creo que consiste en mantener un equilibrio que se encuentra entre los distinto ámbitos de la vida. Sócrates decía que la felicidad estaba relacionada con la virtud, el equilibrio, la justicia. Esto coincide con lo que hace que los jóvenes sean más dichosos. Los estudios demuestran que los más felices son aquellos que se divierten con control. Los que se sienten más desgraciados son, en primer lugar, los que más se emborrachan, más droga consumen, más tarde llegan a casa... En segundo lugar, son los que se quedan en casa, encerrados ,sin contacto con nadie. Los que mejor se sienten son los que llegan a una armonía, se emborrachan alguna vez o fuman un porro de vez en cuando, pero mantienen el control.

"Una persona
que sólo piensa
en sí misma es infeliz
"

 ¿Qué es lo que nos hace más felices? ¿Dinero, amor, una buena casa…?

Lo que más ambiciona la gente es un bienestar global. Las prioridades de los jóvenes son conseguir una familia, tener un buen grupo de amigos, éxito en el trabajo, una buena relación sexual. También se siente afortunada la gente que tiene un proyecto más allá de sí misma. Una persona que sólo piensa en sí misma es desdichada. Los humanos somos seres sociales, tenemos que vivir en contacto con otros. Será más feliz una persona a la que le gustaría ser un buen médico o arquitecto; no sólo para él mismo, ni por ganar dinero, sino para curar a alguien por la satisfacción de verle sano, o para idear una buena casa para los que vivirán allí.

Los jóvenes españoles, ¿son más felices que el resto de los europeos?

Son de los más felices de Europa. Y coincide con unos rasgos significativos: España es el país con mayor tasa de voluntariado social y de los más tolerantes hacia el inmigrante. En contra de la imagen del botellón, los jóvenes españoles saben conciliar la fiesta con el trabajo, son de los menos violentos. Cuando hablo con investigadores europeos, están sorprendidos de que, en un botellón, en los que se reúne tanta gente, haya tan pocas peleas, si se compara, por ejemplo con las de los jóvenes ingleses. Nos parecemos más a los italianos y portugueses.

A los países mediterráneos...

Puede tener algo que ver con el clima y, creo yo, con un cierto legado católico que potencia la importancia del grupo, frente al mundo protestante, más individualista. En el mundo católico, el otro es más importante que en el protestante.

"La juventud española es más dichosa que la de otros países"

Hoy gastamos más y somos más consumistas, pero no somos más dichosos.

Esa es una cuestión muy vieja: ¿quién es más feliz? ¿Un ciudadano medio de Madrid que trabaja ocho horas, pero luego tiene tiempo de ocio y se va a Cancún de vacaciones, o un tipo que vive en taparrabos en el Amazonas, con una esperanza de vida de 30 años, que no conoce nada del mundo exterior? Yo creo que no es comparable, porque son situaciones muy distintas. Seguramente, el del Amazonas diría que es muy feliz, quizá porque la distancia entre lo que tiene y lo que aspira a tener es mucho menor que la del madrileño. Dicho esto, no conozco ningún ciudadano de Madrid que quiera vivir en el Amazonas.

¿A qué edad somos más felices?

Cada día me inclino más a pensar que las personas que llegan a los 50 y 60 años con armonía están en la cumbre de la felicidad. Yo me siento así. A esa edad, uno ha visto muchas cosas que ha ido ordenando en su vida y aún no se tienen achaques de salud muy graves. Personalmente, puedo decir que en mi vida he hecho prácticamente siempre lo que he querido, porque he querido cosas que he podido hacer.

Noticias Relacionadas