Domingo, 17 de Agosto de 2008

Phelps, el más grande de la historia

El nadador estadounidense logra su octavo oro en Pekín y se convierte en el deportista más laureado de los Juegos

NOELIA ROMÁN ·17/08/2008 - 08:11h

Michael Phelps es el número uno, y por muchos años. Londres le espera para repetir sus proezas en 2012. EFE

Ya está. Lo logró. Michael Phelps ya puede proclamar que es más grande que Mark Spitz, cuya leyenda ha enterrado esta madrugada al conquistar su octava medalla de oro en estos Juegos, una más de las logradas por el mítico nadador estadounidense en Múnich 72.

Junto al equipo de Estados Unidos, en el relevo 4x100 estilos, el fenómeno de Baltimore batió un nuevo récord del mundo (3.29.34), el séptimo en ocho pruebas, se colgó su última medalla en los Juegos de Pekín.

"He conseguido todo lo que había soñado. He ganado todas las carreras, he mejorados todos los tiempos. Está muy bien. Es divertido", dijo Phelps, sereno, tras consumar su gesta.

El equipo perfecto

La emoción la había vivido minutos antes en el Cubo de Agua, cuando, en la tercera posta del relevo estadounidense, en la mariposa, su especialidad, recuperó el terreno perdido por Branden Hansen en la braza -Aaron Peirsol nadó la primera posta, la de la espalda- , y dejó el camino expedito para que Jason Lezak, de nuevo Lezak, como en el 4x100 libres, consumase el récord en los últimos 100 metros libres y batiese a los australianos, plata, por delante de los japoneses.

"Había soñado con muchas cosas, me había puesto muchas metas, pero esto es lo más grande. Estar aquí, con mi familia y mi entrenador, con todos los recuerdos que me llevo", confesó Phelps, tras fundirse en un emotivo abrazo con su madre y su hermana.

Logradas todas sus metas, convertido en el deportista de estos Juegos, Phelps, la bestia, el fenómeno de Baltimore, el Extraterrestre, llámese como se quiera, se tomará un respiro. Quiere disfrutar de sus ocho oros con sus amigos y tomarse unas largas vacaciones, antes de marcarse nuevos objetivos de cara a Londres 2012.

"Quiero empezar fresco y buscar nuevas pruebas y nuevas metas. Serán cuatro años divertidos", avanzó, con una amplia sonrisa, el mejor nadador de la historia.

Noticias Relacionadas