Sábado, 16 de Agosto de 2008

Medalla de oro a la vista

El español, que nunca ha ganado al chileno en pista rápida, posee una capacidad visual portentosa 

MIGUEL ALBA ·16/08/2008 - 22:02h

Todo es exagerado en Nadal. "Es el tenista con la mentalidad más fuerte que he conocido nunca", asegura Djokovic. El serbio lo comprobó por enésima vez el viernes en Pekín, en un partido tan mental como físico. Morfológicamente, Rafa también sobresale entre el resto. Sólo Monfils, cuya musculatura se dibuja con unas fibras más elásticas, o Haas, más tosco que el francés de constitución, marcan bíceps superlativos cuando arman el drive. Su espectacular físico, sin embargo, distrae de una de las mayores cualidades del mallorquín: la vista.

Según un estudio de la Escuela Politécnica de Lausana (Suiza), los tenistas poseen un ojo superdesarrollado para procesar imágenes a altas velocidades, situarlas en el tiempo y ver las cosas más claras bajo presión. "Si no fuera así, no se comprendería que sea normal poder restar servicios a más de 200 km/h", concluye el estudio, en cuya muestra se procesó la velocidad de reacción visual de 19 tenistas, 19 triatletas (elegidos porque tienen el mismo nivel de entrenamiento físico, pero no necesitan tanta resolución espacio- temporal como los tenistas) y 19 individuos que no practican deporte habitualmente.

Rafa no aparece entre la muestra del estudio. Tampoco, a diferencia de otros tenistas, entrena su capacidad visual de reacción intentando golpear elementos que se mueven fugazmente en una pantalla o pared. "Tampoco le hace falta", asegura Ángel Ruiz Cotorro, el médico del tenis español. "Rafa tiene una capacidad visual más acentuada que el resto. Eso se nota en que falla muy pocas veces cuando solicita el ojo de halcón",  corrobora.

Hoy, en la gran final olímpica necesitará esa vista privilegiada más que nunca. Especialmente, para leer el complicado servicio de Fernando González, su rival. El chileno prepara su letal derecha martilleando con potentes saques que varía de forma constante. "No es un jugador que viva del saque, como lo era Sampras en su tiempo, o ahora Karlovic, pero nunca te tira dos veces al mismo sitio", explica Álex Corretja. "Si logra meter muchos primeros servicios, Rafa lo pasará mal". La intuición de RafaA la capacidad visual innata de Nadal se unirá la costumbre de su ojo para acertar los tics que todo tenista tiene al efectuar un servicio. "Cuando el contrario tira la bola a lo alto", prosigue Corretja, "el movimiento de su brazo y la parábola que describe la pelota en el aire inician intuitivamente tu movimiento de piernas. Ahí, Rafa también es muy fuerte porque es capaz de corregir, en ocasiones, una errónea lectura del servicio".

En eso ha trabajado Nadal esta semana en Pekín con el propio González, con cuyos cañonazos ha adquirido la sensibilidad en un tipo de superficie que perseguirá a los tenistas hasta final de año. La igualdad entre ellos es modélica. Rafa acumula tres victorias sobre tierra frente a los tres triunfos de González sobre pista rápida.

Noticias Relacionadas