Viernes, 15 de Agosto de 2008

"Nunca les llamo ‘dream team’, eso hay que demostrarlo en la pista"

España-Estados Unidos. El base de Toronto analiza el partido que decide hoy el liderato de grupo

NOELIA ROMÁN ·15/08/2008 - 23:24h

EFE - Calderón

Director de orquesta de la selección, donde es un joven veterano, José Manuel Calderón (1981) ni confirma ni desmiente: ganar hoy a Estados Unidos estaría bien, pero si una derrota favorece en el cruce de cuartos y evita lo que sucedió en Atenas ...

¿Ha llegado el momento de dejar de calificar a Estados Unidos como el ‘dream team'?

Yo nunca los llamo así; de modo que si ellos se quieren autodenominarse así, que lo hagan. Eso es lo de menos. Se trata de demostrarlo en la pista.

¿Y lo han demostrado?
Apenas los he visto en un partido, así que... no es suficiente para juzgar.

¿Y ustedes?
Nosotros somos un equipo, jugamos como tal y salimos a ganar. Además, cuando otros empiezan a hacer rotaciones, nosotros seguimos con el mismo nivel porque jugamos con 12. Esa es nuestra arma.
Nada más.

Los especialistas estadounidenses creen que España sólo le puede ganar una vez a Estados Unidos. ¿Qué le parece la teoría?
No sé si ellos no pueden ganarnos dos partidos seguidos y nosotros sólo uno a ellos, eso ya se verá. Cada cual confía en sus posibilidades, nos respetamos mutuamente y será en la pista donde se verá cuál es mejor de los dos. La suerte es que, probablemente, esta no sea la última vez que nos enfrentemos.

Los estadounidenses sospechan que ustedes hoy esconderán cartas..
Nosotros jugaremos como hemos hecho hasta ahora. No sé si eso supone mostrar todas nuestras armas o no. Este es un partido por el primer
puesto, nada más.

Estados Unidos sólo concibe la victoria: cualquier otra cosa sería un fracaso. ¿Podría España tirar el partido pensando en el cruce de cuartos?
Aquí nadie quiere perder, sea el partido que sea, y ante el rival que sea. Todos los equipos estamos muy igualados, pero saldremos a ganar. Si lo hacemos, mejor. Si no, insisto: a estas alturas, no pasa nada.

Kobe, Lebron y compañía sostienen que no temen a nadie. Pero su entorno asegura que son conscientes de que España es tan fuerte como ellos. ¿Qué versión se cree?

Creo que han aprendido la lección y que no pueden decir ya determinadas cosas porque, cuando lo han hecho, no les ha salido bien. Nosotros, simplemente, queremos ganar, sin discursos.

Jason Kidd afirma que Estados Unidos es el más fuerte defensivamente.

Es cierto que roban muchos balones y que físicamente son muy poderosos, pero tanto como para decir que es el más fuerte de la historia no lo sé.
¿A España le conviene un partido a bajas revoluciones y pocos puntos?
Lo veremos según se vaya desarrollando. Lo que sí es cierto es que ellos son muy fuertes al contraataque y nosotros tendremos que encontrar la manera de parar eso.

Hace dos años que Estados Unidos no juega con el marcador en contra. Y ustedes han ido a remolque en los inicios. ¿Será clave empezar mandando?
No creo que nos haya costado especialmente mandar en esos dos partidos; siempre hemos impuesto nuestro ritmo. No siempre se puede empezar anotando a destajo.

Y su juego está siendo menos alegre y efectivo que en la preparación.
Eso es lo que se dice, pero lo cierto es que hemos ganado los tres partidos, que es lo importante. Estos son unos Juegos y aquí no se lleva ganar los partidos por 20 puntos. Esto no tiene nada que ver con un partido de preparación. Los mates y las locuras ya las haremos cuando llegue el momento.

¿El equipo va en ese camino?

Aquí hemos venido a ganar y a colgarnos el oro, no a dar espectáculo. Cuando tengamos el oro, ya podremos arriesgar más y dedicarnos a exhibiciones.

¿Qué deben mejorar?
No grandes cosas, simples detalles que pueden ajustar un poco más nuestro juego.

¿Como acabar de entender qué busca el seleccionador?

Malo si a estas alturas no sabemos a qué jugamos. Todos hemos cogido sus sistemas. Simplemente, tenemos que ajustar detalles en defensa, en función de los rivales.

¿Ha cambiado su rol en el equipo con el protagonismo de Ricky?
Mi rol no ha cambiado para nada. En los dos últimos partidos, Raúl salió en el cinco inicial y luego entré yo. Da igual ser titular o no y el
orden.

Pero a Ricky le está tocando revolucionar los partidos y a usted controlarlos cuando ya se han ido.

No lo percibo así, pero lo bueno es que aquí estamos tres bases muy diferentes y que los tres nos complementamos.