Viernes, 15 de Agosto de 2008

Bono: "De Juana Chaos es una escoria social que produce repugnancia verle libre y cerca de sus víctimas"

El presidente del Congreso no ve la lengua en peligro ni cree que haya que forzar conflictos

EP ·15/08/2008 - 16:20h

ANGEL MARTINEZ - Bono con Sebastián en el Palacio Municipal de Congresos.

El presidente del Congreso, José Bono, considera que el etarra Iñaki De Juana Chaos es "una escoria social", y dijo comprender a la madre de una víctima cuando afirmó que "la madre de Juana no parió un hijo". Dice sentir "repugnancia" al verlo en libertad y desearía que se impidiese al ex preso vivir cerca de sus víctimas, pero cree que las reformas que se acometan deben enmarcarse en la Constitución.

En una entrevista, Bono señala que "una escoria social" como De Juana no debería servir para "nada distinto que el desprecio". "El otro día escuchaba unos versos y comprendo a su autora, madre de una víctima: "Cuando nació De Juana Chaos, su madre no parió un hijo'", aseveró.

En cuanto a la posibilidad de introducir reformas legales para evitar estos caso, agregó: "Este individuo, que nos remueve las vísceras, no puede hacer que se remueva o modifique la Constitución. Hemos de hacer tantas reformas como sea menester, dentro de nuestro ordenamiento jurídico constitucional, para que a los terroristas les salga no sólo caro matar, sino muy caro".

La consulta es más de Ibarretxe que del PNV

También se refirió a la consulta que pretende hacer el lehendakari y que ha sido recurrida ante el Tribunal Constitucional. A su juicio, esa propuesta "tiene ribetes evidentes de inconstitucionalidad", aunque la última palabra la deberá decir el TC.

Sobre la consulta piensa lo mismo que comentan algunos dirigentes del PNV en privado, y otros en público como el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna. "Da toda la impresión de que es una decisión que tiene más que ver con el carácter del presidente Ibarretxe que con la voluntad unánime del PNV ". apostilló.

Respecto a la polémica sobre las lenguas, Bono quiso dejar claro que "el castellano no está en peligro en el mundo", pues es la tercera lengua más hablada en el planeta y la segunda más usada en Internet. En su opinión, "ni las dictaduras más laminadoras han acabado con la riqueza lingüística de España", y tampoco cree que "haya que forzar los conflictos". Según explicó, lo que le preocuparía es que, como ciudadano que sólo habla castellano, no pudiera ejercitar sus derechos constitucionales en la lengua castellana dentro de España. "Pero ése es una eventualidad que nada tiene que ver con que el castellano esté en peligro", apostilló.

Preguntado por el uso de las lenguas cooficiales en el Congreso recordó que "Si alguien desea que se modifique la ley, tiene que proponerlo pero el presidente tiene que hacer que se cumpla la ley", advirtió.

En cualquier caso, no le molesta que se hable en catalán pero no le parece inteligente que "un diputado que tiene la suerte de conocer dos o tres idiomas renuncie a hacerse entender por otro diputado que sólo conoce uno o dos". "Hablar es una actividad dirigida a entendernos y con cuanta más gente, mejor", zanjó.

La renovación del CGPJ es urgente

Respecto a la renovación pendiente del Consejo del Poder Judicial, indicó que el Parlamento estará "en las mejores condiciones" de llevarla a cabo, aunque dijo no tener petición de fecha por parte de los grupos. A su juicio, resolver esta cuestión es "urgente" porque, si no hay un acuerdo rápido, el año judicial volverá a ser inaugurado en septiembre por el Rey en presencia de un presidente del Consejo (Francisco José Hernando) que está cesante desde hace dos años".

A su juicio, los partidos "son conscientes de que dos años de interinidad del CGPJ es mucho tiempo" y que "puede acabar afectando al prestigio del propio órgano", por lo que da por hecho que "lógicamente estarán pensando que no se repita una situación como ésta" en el futuro.

Por otro lado, Bono declinó pronunciarse sobre propuestas concretas para la reforma de la Ley Electoral y sólo avanzó su opinión favorable a que los electos estén "cada vez más cerca de quienes les eligen que de las cúpulas de los partidos que confeccionan las candidaturas", aunque admite que "eso es algo más fácil de decir que de llevar a la práctica".

Respecto a si los partidos nacionalistas tienen o no una representación mayor de la que les correspondería por su base social, Bono recalcó que "a ningún partido, nacionalista o no, se le puede reducir su presencia por la vía de modificar las leyes". Con carácter general, para vencer al adversario, el camino es ganarle en las urnas", remachó.

Yak: Una verdad que se ha ocultado

Ante la próxima reapertura de la investigación de la tragedia del Yak-42 y como ex ministro de Defensa, Bono insistió en que las familias de los 62 militares fallecidos "tenían el derecho a conocer toda la verdad", algo que "durante un tiempo no fue posible". "Mi criterio es que, sin ánimo de revancha, se averiguara la verdad por completo para honrar a los muertos y para que nunca más pueda repetirse un accidente de esa naturaleza por las mismas causas que aquel se ocasionó", afirmó.

Se mostró convencido de que "ahora se sabe mucho más de lo que se sabía" en 2000 y rechazó entrar en polémicas con su antecesor, Federico Trillo, que en su día le reprochó un cierto interés revanchista. "Lo que hice fue averiguar una verdad que, cuando llegué al Ministerio, había sido ocultada. Y lo hice porque me lo pidieron las familias de los que habían muerto, cuyos cadáveres les habían sido entregados con falsedad y hasta hubo que desenterrarlos --proclamó--. Lo que he hecho y volvería a hacer es ayudar a los familiares a conocer la verdad".

Le cae bien Rajoy

Preguntado por la salud del primer partido de la oposición, Bono contestó que desde su puesto no debe hacer pronunciamientos de carácter partidista, si bien admitió que el líder del PP, Mariano Rajoy, es persona de la que tiene "un buen concepto" y con la que mantiene "una buena relación" personal. "Personalmente me cae bien y le deseo que le vayan bien las cosas en su partido", comentó.

Eso sí, rechazó dar valor a las últimas encuestas, que hablan de empate técnico, porque aún queda mucho tiempo para las elecciones. "El valor de las encuestas es mucho mayor cuando se encuentran cercanos los procesos electorales y querer trasladar un resultado demoscópico a unas elecciones para las que faltan cuatro años es poco real", concluyó.