Jueves, 14 de Agosto de 2008

"La seguridad alimentaria ha de ser una prioridad mundial"

La ex presidenta de Irlanda y actual presidenta de Oxfam se opone al boicot a los Juegos de China y apoya dar más poder a las mujeres para protegerse del sida 

AINHOA IRIBERRI ·14/08/2008 - 20:09h

La directora honoraria de Oxfam, Mary Robinson, el pasado 7 de agosto en la conferencia sobre sida de México. EFE

La presidenta honoraria de Oxfam, Mary Robinson (Ballina, Irlanda, 1944) tiene una larga trayectoria de militancia a favor de los derechos humanos. Fue la primera mujer que ocupó en su país la Presidencia, cargo al que renunció para ser, entre 1997 y 2002, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos. Robinson participó la semana pasada en la XVII Conferencia Internacional sobre Sida celebrada en Ciudad de México.

Es inevitable preguntarle por lo que está pasando en China. ¿Hubiera usted apoyado el boicot a los Juegos Olímpicos si siguiera siendo presidenta de Irlanda?

Me he mostrado claramente y de forma pública en contra del boicot a los Juegos Olímpicos porque este evento es muy importante para los habitantes de China y creo debemos respetarlo y entenderlo. Los chinos han sido muy humillados en el pasado y las Olimpiadas son muy positivas para ellos. Sin embargo, creo que se debe subrayar más la responsabilidad del Gobierno chino sobre lo que ocurre en su país.

Es hora de poner encima de la mesa los asuntos que le afectan y los Juegos Olímpicos son la oportunidad para hacerlo. Aquellos que acudan al evento, si son gobernantes, han de recordar las promesas que hizo China cuando competía por ser sede olímpica.

¿Qué piensa de la crisis que afecta a una gran parte del mundo por la subida del precio de los alimentos?

Evidentemente, me preocupa mucho la crisis alimentaria. El pasado mes de abril estuve en Senegal, un país que está sufriendo de cerca los estragos de la subida de los alimentos. Es un asunto muy preocupante y que no tiene una solución fácil.

El grupo de presión ‘Los mayores' (The Elders), al que pertenezco, ha organizado la campaña "Todos los seres humanos tienen derechos" y el mes pasado nos centramos precisamente en el derecho a los alimentos y participé en una conferencia en Sudáfrica junto con el arzobispo Desmond Tutu y el ex secretario general de Naciones Unidas Kofi Annan.

La crisis alimentaria tiene que ser un asunto de máxima prioridad para todos los Gobiernos. Esto supone que nos centremos en los pequeños agricultores, que los apoyemos para que sus cultivos sean sostenibles. Por lo tanto, la prioridad ha de ser la seguridad alimentaria en los países pobres. Tenemos que rediseñar el concepto de globalización poniendo en énfasis precisamente en la seguridad alimentaria.

¿Qué es lo más urgente con respecto a la pandemia del sida?

Si tuviera que elegir un sólo aspecto, escogería la atención a los niños. Las estadísticas son muy dolorosas. Hay dos millones de menores viviendo con VIH; cada día se infectan 100 y el 80% de los niños seropositivos vive en África subsahariana. Es más, el 90% de las infecciones en niños son por transmisión vertical (de madre a hijo).

Ya conocemos cómo se acaba con esa vía de contagio. Simplemente eliminar esa forma de transmisión de la infección sería un importante avance en la prevención. Si llegáramos a Viena (sede de la próxima Conferencia Internacional sobre Sida, que se celebrará en 2010) con esto cumplido, las cosas estarían mucho mejor.

Además del VIH ¿cuáles cree que son los principales problemas de las mujeres en el mundo?

Me preocupa sobre todo lo vulnerables que son todavía las mujeres en su dignidad y sus derechos. Son de segunda clase en muchos sentidos y en muchos países del mundo. Como presidenta del Consejo de Mujeres Líderes Mundiales, trato de difundir la idea de que las mujeres estamos ahora en posición de liderazgo.

En este grupo somos casi 40 miembros, mujeres que han sido o son presidentas o primeras ministras. Y me pregunto ¿por qué esta masa crítica no está contribuyendo más a que haya cambios? Todavía vemos que las mujeres no tienen derechos de propiedad, de herencia y que, a pesar de ser las mayores agricultoras, son los maridos los que obtienen el dinero. Lo que tratamos de hacer en el Consejo es unir a las mujeres corrientes con la mujer líder.

Hay una política a la que se han comprometido muchos gobiernos que dice que en países en conflicto las mujeres se tendrían que sentar en las mesas de negociación, que tendrían que estar involucradas en la toma de decisiones. En realidad, muy pocos países están poniendo en prática estas medidas. Queremos que su implantación sea general.

Usted está a favor de promover el preservativo femenino, una barrera contra el VIH muy poco utilizada, entre otras razones por su elevado precio, 18 veces mayor que el del condón masculino. ¿Por qué lo apoya?

Estoy al tanto de las serias críticas recibidas por la estrategia ABC (Abstinencia, fidelidad -por Be faithful, en inglés- y Condón), sobre todo por parte de las mujeres africanas. Éstas se casan muy jóvenes y no saben si su compañero es o no seropositivo y no tienen ningún modo de protegerse a sí mismas, por eso me siento muy segura a la hora de apoyar el uso del condón femenino y me alegro de que esté en la agenda de algunos Gobiernos.

Pero, para usar esa medida de protección, el hombre ha de estar de acuerdo...

Por supuesto, el uso del condón femenino también requiere de una negociación previa, pero si la mujer tiene una forma de protegerse a sí misma su capacidad de negociación aumenta, lo que cambia la dinámica.