Martes, 6 de Noviembre de 2007

El juez decreta el ingreso en prisión del pederasta de Porzuna

EFE ·06/11/2007 - 19:59h

EFE - El pederasta condenado en Bélgica en 1997 y detenido de nuevo en Porzuna (Ciudad Real), cuyo ingreso en prisión ha sido decretado hoy por el juez.

El titular del juzgado de instrucción número 2 de Ciudad Real ha decretado hoy el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de Francisco G.N., el hombre detenido en Porzuna (Ciudad Real) acusado de exhibicionismo, tenencia de pornografía infantil, abusos sexuales y corrupción de menores.

Según ha informado esta tarde el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, las medidas adoptadas por el juez coinciden en todos los términos con las solicitadas por el fiscal y la acusación particular que ejerce el Ayuntamiento Porzuna, localidad donde residía el detenido y donde fue arrestado el viernes

Francisco G.N., de 55 años, ha sido trasladado a la cárcel de Herrera de La Mancha tras prestar declaración ante el juez, que previamente escuchó las explicaciones de dos menores que podrían haber sufrido los abusos.

El juez cree necesaria la medida para evitar la reiteración de los hechos cometidos, calificados en la resolución judicial de "suma gravedad", y, sobre todo, porque la adopción de otras medidas menos gravosas, como el alejamiento, no sería suficientemente efectiva en el presente caso.

Según las diligencias practicadas hasta el momento por el juez, desde que el acusado se afincó a finales de 2006 en la localidad de Porzuna se ha relacionado con menores de entre diez y catorce años.

En ocasiones les ha invitado a su casa, mostrándoles fotografías y revistas de personas adultas desnudas en situaciones sexualmente comprometidas, con un deseo claro de alentarles a mantener relaciones íntimas, aunque sin llegar en ningún caso a lograrlo, dice el auto.

Los hechos que se recogen en esta narración han sido fijados por las declaraciones de los propios perjudicados, lo que acredita, sin ningún género de dudas, añade el auto judicial, que el imputado es el autor de los hechos denunciados.

El juez justifica la orden de prisión en la necesidad de dotar de protección a las víctimas, teniendo en cuenta su edad y vulnerabilidad, y que tanto éstas como el imputado residen en la actualidad en la misma localidad ciudadrealeña.

También considera también que el acusado carece de suficiente arraigo en España, por lo que si quedase en libertad es más que probable que intentara sustraerse a la acción de la Justicia.

Sobre Francisco G.N. pesa una orden de extradición a Bélgica, país donde residió durante varios años y donde fue condenado en 1997 por una docena de hechos contra la libertad sexual en Bélgica, además de delitos contra la moral a menores y tráfico de pornografía infantil, entre 1972 y 1996.

El reo, natural de Illora (Granada), se fugó de la prisión donde cumplía condena el 26 de diciembre del año pasado aprovechando un permiso penitenciario.

Fue detenido en Porzuna por primera vez el viernes 26 de octubre y posteriormente puesto en libertad por el juzgado central número 2 de la Audiencia Nacional a la espera de decidir sobre su extradición.

Sin embargo, el viernes 2 de noviembre fue detenido de nuevo tras un registro domiciliario ante la posibilidad de que haya delinquido durante su estancia en España.