Martes, 6 de Noviembre de 2007

Revolución en Hollywood

Comienza la huelga de guionistas para pedir mayores dividendos por la difusión de las series y películas

ISABEL PIQUER ·06/11/2007 - 20:13h

AFP - James L. Brooks, guionista y productor de 'Los Simpson'.

Desde el colaborador que sobrevive como puede hasta el guionista estrella que cobra millones, los escritores de Hollywood se han movilizado por primera vez en veinte años contra los estudios para pedir mayores dividendos por la difusión de las series y películas. Aunque parecía inevitable, tras la ruptura de las negociaciones, la huelga ha sorprendido incluso a los que la convocan.

No es habitual ver piquetes delante de los lujosos edificios de los estudios. Las primeras manifestaciones empezaron en Nueva York, ante la sede de la NBC; unas horas más tarde, siguieron ante la sede Disney y de la Paramount en Los Angeles. El ambiente era jovial. Al menos de momento. Actores y directores se pasaron para mostrar su apoyo. Las concentraciones serán todos los días, con horario de oficina, hasta que se resuelva el conflicto.

Episodios grabados de los programas en directo 

Como estaba previsto, los primeros afectados en la larga cadena de producción fueron los programas satíricos diarios que se emiten cada noche. El lunes a última hora los shows de Jay Leno y David Letterman difundieron episodios de la semana pasada. Leno salió a solidarizarse con los manifestantes e incluso les llevó donuts. “Llevo 20 años trabajando con esta gente, sin ellos estoy muerto, no soy gracioso”, declaró el cómico.  

Si el parón continúa, los culebrones serán las próximas víctimas, seguidos de las series que no han terminado de rodar toda la temporada. El cine de momento no se verá afectado: las películas que se van a estrenar de cara a los Oscar se terminaron hace meses.

La huelga ha sido convocada por el sindicato de guionistas para protestar por lo que consideran un reparto injusto de los beneficios de distribución de series y películas en nuevos formatos (Internet, CDs, móviles).

“Todo el mundo está un poco sorprendido y triste de estar aquí”, dijo el productor de la serie Lost, Damon Lindelof. Nadie en el fondo pensaba que se llegaría hasta este extremo. Los guionistas no hacían huelga desde el parón de 1988 que dejó a la industria sin palabras durante cinco meses y causó pérdidas por más de 500 millones de dólares. Las conversaciones de último minuto el domingo por la noche no consiguieron evitar lo peor y los dos bandos cavan ahora trincheras para lo que podría ser una larga, dura y costosa guerra, aunque no descartan que todo pueda resolverse con un final feliz. Al fin y al cabo, esto es Hollywood.

Noticias Relacionadas