Archivo de Público
Martes, 6 de Noviembre de 2007

El PP se aleja de la tesis de la conspiración en el 11-M

Agrio debate en el Congreso sobre la sentencia,aunque el Grupo Popular dice que la acata

FERNANDO GAREA ·06/11/2007 - 20:15h

Si por teoría de la conspiración se entiende la tesis de los que ponen en duda aspectos esenciales de la investigación del 11-M, sugiriendo que miembros de las Fuerzas del Seguridad del Estado fabricaron pruebas falsas, el PP puso distancia ayer de forma oficial en el Congreso de esa posición.

Ocurrió en la comparecencia del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, para dar cuenta del cumplimiento de las conclusiones de la Comisión de Investigación del 11-M, que derivó en un duro enfrentamiento político sobre la sentencia de la Audiencia Nacional. Fue el epílogo del debate parlamentario de la legislatura, ahora ya con sentencia.

Portavoces ausentes

Cuando un ejército se bate en retirada, siempre deja a alguien que le cubra. Ayer no estuvieron ni Eduardo Zaplana, ni Jaime Ignacio del Burgo, ni Alicia Sánchez Camacho, ni Alicia Castro, es decir, ninguno de los diputados del PP que llevaron al Congreso 1.200 iniciativas sobre la teoría de la conspiración y que defendieron la autoría de ETA. Estuvo Jorge Fernández, tan poco ducho en el 11-M que dijo tres veces que "El Chino" ha sido absuelto, cuando es obvio que se suicidó en Leganés hace 43 meses.

Fernández no mencionó a ETA, ni siquiera para admitir que la sentencia descarta su participación, y obvió las tesis anteriores del PP sobre la mochila, la Kangoo o los explosivos. El giro de ayer del PP es que, al menos, no hubo ni una crítica a la investigación y sí un expreso acatamiento "absoluto" de la sentencia.

Según le dijo el socialista Antonio Hernando, el PP hizo 40 preguntas sólo sobre la mochila que ahora omite. No obstante, Jorge Fernández sí hizo una intervención muy dura, aferrado a la tesis de que el PSOE utilizó el atentado para ganar las elecciones y a las dos salidas que ha encontrado el PP en el fallo judicial: no se menciona Irak y no se condena a ningún autor intelectual.Dos ejemplos de su dureza argumental: acusó al PSOE de "saltarse siempre el Estado de Derecho", porque "cuando estaban en el Gobierno se salieron por el extremo y se fueron al GAL, y la otra vez se fueron al proceso de paz" y le dijo a Rubalcaba que dirigió "de manera magistral" el uso del atentado para ganar las elecciones.

El ministro pidió unidad, exigió que "se ponga fin al debate de la autoría" y explicó que el terrorismo islamista carece de organización jerárquica que permita determinar quién ordena un atentado y que la sentencia no era el lugar de señalar como causa la guerra de Irak , como en ningún fallo sobre ETA se hace referencia a causa alguna.Rubalcaba exhortó al resto de grupos parlamentarios a dar por firme la sentencia.