Archivo de Público
Martes, 6 de Noviembre de 2007

Valencia niega el atraque a Greenpeace

Las autoridades portuarias de la ciudad vetan la entrada a un buque de la ONG por falta de espacio

PÚBLICO.ES ·06/11/2007 - 20:03h

A la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, no le gustan los barcos de Greenpeace. Por lo menos, eso se desprende de su actitud de los últimos días. Desde hace semanas, la organización ecologista tramita, de manera infructuosa, los permisos para que su buque Arctic Sunrise pueda atracar en Valencia, de cara a la cumbre del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) que tendrá lugar en la ciudad entre el 12 y el 17 de noviembre.

Según la ONG, el argumento de la Autoridad Portuaria de Valencia para no dar amarre al barco es la falta de espacio en el puerto. Sin embargo, los activistas de la organización aseguran que han acudido al puerto para verificar la situación de las instalaciones y se han encontrado con un "vacío absoluto" en sus muelles.

La historia se repite

No es la primera vez que Greenpeace se topa con la negativa del puerto de Valencia. En julio de este año, en plena celebración de la Copa del América de Vela, otro de los buques de la organización, el popular Rainbow Warrior, fue rechazado en las instalaciones portuarias, cuando pretendía presentar en la ciudad una de sus campañas de defensa del Mediterráneo.

En 2003, la misma embarcación estuvo retenida por las autoridades del puerto durante 25 días, cuando denunciaba la entrada en Valencia de madera ilegal procedente de la destrucción de bosques tropicales africanos.

Para Juan López de Uralde, director de Greenpeace España, no es casualidad que este tipo de incidentes les ocurran siempre en el mismo puerto. "En este caso las excusas son ridículas: nos dicen que no cabemos en el puerto cuando sabemos que está completamente vacío", expone. "Reclamamos el derecho de atraque en este puerto público", exige López de Uralde.