Miércoles, 13 de Agosto de 2008

Sarkozy se ha olvidado del Dalai Lama

Sólo un reducido grupo de diputados recibe al líder espiritual de los tibetanos en París. Sí se reunirá con Carla Bruni en el sur de Francia

ANDRÉS PÉREZ ·13/08/2008 - 20:52h

AFP - La recepción del Dalai Lama ayer en el Senado francés fue muy discreta.

A puerta cerrada y en un cuarto trastero. Así recibió este miércoles el Parlamento francés al líder espiritual de los tibetanos, el Dalai Lama, que empieza a parecerse bastante a una persona non grata en Francia.

Un reducido grupo de senadores y diputados, irreductibles partidarios de los derechos de los tibetanos, se convirtieron en los únicos interlocutores oficiales del Dalai Lama a escala nacional. Y el Senado, como institución, no encontró mejor sala que ofrecerle para el encuentro que un despacho de segundones.

La mala acogida oficial reservada al líder de los budistas confirma lo que ya se vislumbraba hace cinco días con la presencia del presidente Nicolas Sarkozy en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín: París no escatima esfuerzos para demostrar su alineamiento completo e incondicional con el régimen chino, calificado de "capitalista-totalitario" por el Dalai Lama.

Muy lejos queda la recepción que concedió, hace diez años, el primer ministro Lionel Jospin en París a un hombre que no deja de ser el símbolo de la resistencia contra la principal tiranía del planeta. Su Santidad el Océano de Sabiduría -nombre oficial del líder budista- tenía programada desde hace varios años esta visita "pastoral" en Francia.

Aunque la creciente influencia del budismo lamaísta aquí bastaba para justificar tan larga estancia, la gira cobró un matiz político a partir de marzo pasado: Pekín arreció la represión en el Tíbet y militantes pro derechos humanos lograron apagar la antorcha olímpica en las calles de París.

Entonces, un Sarkozy bajo presión y deseoso de recuperar su imagen de portaestandarte de las libertades en el planeta, aceptó la hipótesis de un encuentro con el Dalai Lama y llegó a poner deberes al régimen chino: Dijo que no iría a Pekín si no había apertura real del régimen. Nada de eso ha ocurrido. Es más, China se creció, amenazó a Francia con represalias económicas, y prosigue la represión en el Tíbet. Pese al plante, Sarkozy como presidente de turno de la UE sí fue a Pekín y renunció a reunirse con el Dalai Lama.

Reunión con Carla Bruni

La última quiniela acerca de las intenciones del presidente francés para no perder la cara totalmente afirmó que Sarko prevé un encuentro "con los premios Nobel de la Paz" (entre ellos, el Dalai Lama) en diciembre. Océano de Sabiduría replicó que por entonces tiene que estar en Holanda.

Entre tanto, y para salvar las apariencias, Sarkozy ha decidido enviar a Carla Bruni-Sarkozy a un encuentro con el Dalai Lama en una semana en un templo del sur de Francia. Esta mañana en París, a preguntas de Público, Su Santidad el Océano de Sabiduría, visiblemente cabreado y algo hastiado, dijo "no esperar nada" del encuentro con Carla, además de reconocer que "no sabía que era cantante" y que "no le importa" que uno u otro de los esposos lo reciba.