Miércoles, 13 de Agosto de 2008

Los atletas británicos, acusados de falta de higiene

"No está mal para un país que no tiene piscinas y muy poco jabón", dijo el presidente del Comité Olímpico Australiano sobre una nadadora inglesa

YERAY CALVO ·13/08/2008 - 18:32h

EFE - La nadadoras británica Rebecca Adlington tras ganar la medalla de oro.

Un día después de la polémica surgida por el gesto de la selección española de baloncesto , calificado por la prensa inglesa como "racista", surge una nueva controversia. En esta ocasión las críticas las han recibido los atletas británicos, acusados por el presidente del Comité Olímpico Australiano John Coates, de falta de higiene, desvela The Guardian .

"No está mal para un país que no tiene piscinas y muy poco jabón", dijo Coates después de que la nadadora inglesa Rebecca Adlington ganase el oro en los 400 metros libres, el pasado lunes. Por su parte, el responsable del equipo de natación británica ha intentado evitar la polémica, pero ha explicado que no sabe "nada sobre la media de Australia en el uso del jabón. No tengo la menor idea acerca de su higiene personal."

En realidad, el cruce de declaraciones se ha originado a raíz de la tradicional rivalidad deportiva que existe entre ambas naciones. Fue a partir de las palabras del secretario de estado británico de cultura, Andy Burnham, que antes de los Juegos Olímpicos declaró que "antiguos rivales como Australia están diciendo que están en peligro de quedar por detrás del equipo británico en el cuadro de medallas", cuando estalló la polémica. Estas declaraciones tuvieron su réplica en la ministra australiana de deportes, Kate Ellis, que pronosticó que los británicos perderían su duelo contra los australianos en los Juegos. "Los deportistas británicos  han sido conocidos por sucumbir a la presión ante los australianos", comentó la ministra.

En los últimos años la natación australiana está experimentado una disminución en sus resultados deportivos, mientras que los británicos aumentan progresivamente su rendimiento en esta modalidad. El clímax de esta rivalidad puede que llegue para los Juegos de Londres 2012,  en el que los ingleses tiene depositadas muchas esperanzas y donde la polémica, presumiblemente, volverá a surgir.