Archivo de Público
Martes, 6 de Noviembre de 2007

Una donación evita que la madre de Noara tenga que ceder parte del hígado a su bebé

PÚBLICO.ES ·06/11/2007 - 19:44h

Noara, de seis meses, y su madre Rocío, de 17 años, han ganado la batalla contra el tiempo. La vida de Noara dependía de que consiguiera rápidamente un hígado sano y así ha sido: en la madrugada de ayer le fue trasplantado, en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, un órgano de un donante multiorgánico de 12 años fallecido.

No fue necesario que su madre, menor de edad, le cediera parte de su propio hígado como era su intención, después de que dos semanas atrás un juez de Sevilla otorgara autorización para que pudiera hacerlo, dado que la ley prohíbe a los menores de edad una donación de este tipo con el fin de evitar posibles abusos. La pequeña Noara se recupera favorablemente en la Unidad de Cuidados Intensivos del centro hospitalario cordobés, cuyo director médico, Manuel García, dijo que la "compleja" operación se había desarrollado según lo previsto, aunque precisó que será la evolución del bebé durante las 24 horas siguientes a la intervención la que permita despejar todas las incógnitas.

La noticia del hígado disponible llegaba a última hora de la tarde ayer al hospital cordobés; de inmediato se activaba la maquinaria médica y a la una y media de la madrugada comenzaba la intervención, que concluía a las nueve y media de la mañana.

Según recordó ayer el Servicio Andaluz de Salud, la niña se encontraba en lista de espera activa no urgente y fue "candidata a recibir el órgano en cuestión al no haber ningún paciente en situación urgente y compatible en nuestro país". La nota oficial subrayaba también que se había cumplido en todo momento la legislación española en materia de donación y trasplante.Rocío se mostró ayer "contenta, pero muy preocupada " porque se trataba de una operación arreisgada, al tiempo que agradeció reiteradamente a la familia del donante su generosidad e hizo un llamamiento a la población para que se hagan donantes. El bebé padecía una enfermedad denominada atresiade vías biliares, una dolencia incompatible con la vida. Noara aún tendrá que permanecer ingresada en la UCI una semana. El índice de supervivencia en casos similares "es muy alto".