Archivo de Público
Martes, 6 de Noviembre de 2007

Una treintena de muertos y 60 heridos en un atentado contra una comitiva de diputados

EFE ·06/11/2007 - 12:32h

EFE - Imagen de archivo de miembros del Ejército Nacional Afgano.

Un ataque suicida perpetrado hoy en el norte de Afganistán acabó con la vida de una treintena de personas, entre ellas cinco parlamentarios, y causó unos 60 heridos, en uno de los más cruentos atentados cometidos en el país centroasiático desde la caída del régimen talibán en 2001.

El ataque se produjo en la provincia de Baghlan, en el norte del país, cuando una explosión alcanzó a una comitiva de diputados y a numerosos escolares y residentes del lugar que se habían reunido en una fábrica de azúcar con motivo de su visita.

El portavoz del Ministerio del Interior, Zemarai Bashary, informó de unos 30 fallecidos y alrededor de 60 heridos y dijo que todo apunta a que se trató de un ataque suicida, aunque testigos de la masacre elevaron el número de fallecidos a unos 50.

Bashary también dijo que los representantes pertenecían a una comisión económica de la Cámara afgana.

Entre las víctimas mortales se encuentra el portavoz de la principal alianza opositora en el Parlamento, el Frente Nacional, Sayed Mustafa Kazemi, confirmó a Efe el viceministro de Comercio, Zaiuddin Zai, que estaba a su vez en la comitiva y resultó herido.

También perdieron la vida al menos otros cuatro diputados, que habían viajado a Baghlan en una visita oficial para analizar la situación sobre el terreno y visitar varias instalaciones.

El subjefe de la Policía de Baghlan, Naim Khan, dijo a Efe que la mayoría de las víctimas fueron escolares que se habían congregado para recibir a la delegación de parlamentarios.

El presidente afgano, Hamid Karzai, condenó el "atroz acto terrorista" y expresó su "profundo dolor" por la muerte de "parlamentarios, mujeres y niños".

En un comunicado, Karzai indicó que, según informes de las agencias de seguridad, los "enemigos de la paz y la seguridad en Afganistán" perpetraron el ataque, utilizando los términos con los que las autoridades se suelen referir a los talibanes.

Sin embargo, un portavoz de los talibanes, Yousif Ahmadi, que ha actuado como representante de los insurgentes en varias ocasiones, condenó el ataque y aseguró a Efe que sus fuerzas no están relacionadas con este.

El de hoy es uno de los atentados más graves ocurridos en Afganistán desde la caída del régimen talibán tras la invasión liderada por EEUU, en 2001.

El ataque con más víctimas hasta el momento tuvo lugar en junio de este año, cuando 35 personas murieron y otras tantas resultaron heridas al estallar una bomba en el interior de un autobús en Kabul.

Además, a finales de septiembre 28 civiles y dos soldados perdieron la vida en un atentado suicida contra otro autobús, esta vez militar, en la capital afgana.

Se calcula que más de 5.300 personas han muerto desde enero a causa de la violencia en Afganistán, que vive su año más sangriento desde 2001.

La mayoría de los combates y enfrentamientos se concentran en el sur del país, donde los talibanes mantienen sus principales fuerzas.

El atentado suicida de hoy fue condenado por la Fuerza Internacional para la Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo mando de la OTAN, que mostró su "profunda tristeza" por el "ataque terrorista sin sentido" de Baghlan.

En un comunicado, la ISAF denunció que ha sido un atentado "indiscriminado" contra "civiles inocentes".

También detalló que las tropas de la ISAF han dado asistencia médica a las víctimas y han respaldado a las autoridades afganas con un equipo de evaluación de daños.