Martes, 6 de Noviembre de 2007

El año 2007 ya es el peor para los soldados de EEUU en Irak

Las bajas sumadas en lo que va de año lo convierten ya en el más sangriento para el ejército americano

PÚBLICO.ES / REUTERS ·06/11/2007 - 18:14h

Soldados estadounidenses en el barrio bagdadí de Karaba, Irak. ARCHIVO/EFE

Los cinco soldados estadounidense que murieron el lunes en Irak han convertido 2007 en el peor año para EEUU desde el comienzo de la invasión.

Los fallecidos elevaron a 851 la cifra de soldados estadounidenses muertos este año en Irak, según icasualties.org, un sitio independiente en Internet que supervisa los fallecimientos de las tropas de ese país. La cifra más alta de soldados muertos hasta la fecha se había registrado en el 2004, con 849 bajas.

"Perdimos cinco soldados ayer en dos incidentes desafortunados, ambos involucraban IED (Dispositivos Explosivos Improvisados)", dijo el martes a periodistas el portavoz del Ejército estadounidense, contralmirante Greg Smith, en Bagdad. No profundizó en datos sobre los ataques.

Octubre registró la cifra más baja de muertes de soldados estadounidenses desde marzo del 2006, según Icasualties. El peor mes fue mayo, con 126 bajas. Entre abril y junio murieron 331 soldados estadounidenses.

En total, 3.854 soldados estadounidenses han muerto desde la invasión en Irak liderada por Estados Unidos en 2003.

Aumento de la estabilidad 

Las fuerzas estadounidenses en Irak, sin embargo, dicen que un aumento importante en el número de soldados desde febrero ha contribuido en el control de la violencia sectaria y disminuido el número de ataques insurgentes contra las fuerzas de la coalición.

El teniente general Raymond Odierno, el segundo comandante de Estados Unidos en Irak, dijo en un comunicado al Pentágono la semana pasada que habían tenido un período de cinco meses donde hubo menos bajas en combate.

En su informe, Odierno sostiene que el número de ataques se mantenía en descenso desde junio.

Las fuerzas estadounidenses completaron a mediados de junio el despliegue de 30.000 nuevos soldados y comenzó a lanzar ofensivas contra Al Qaeda en Irak y grupos militantes chiíes alrededor de Bagdad para evitar ataques de estas organizaciones.