Lunes, 11 de Agosto de 2008

Sendos estudios demuestran que no existe una "asociación significativa" entre la obesidad infantil y las bebidas azucaradas

Los expertos coinciden en que la dieta correcta y el ejercicio físico son los verdaderos factores a tener en cuenta

EUROPA PRESS / PUBLICO.ES ·11/08/2008 - 15:29h

Según ha revelado un trabajo del estudio Avon, realizado el pasado año en Cambridge, no existe una "asociación significativa" entre la obesidad infantil y las bebidas azucaradas, tal y como se creía popularmente hasta ahora.

Los datos del trabajo, realizado con una muestra total de 1.203 niños de entre cinco y seis años, mostraron que el grupo que ingirió bebidas bajas en azúcares tendió a engordar más que el grupo que consumió bebidas "no rebajadas", lo que parece ser debido, según manifestaron los expertos, a que los niños que tienen tendencia a engordar utilizan bebidas bajas en calorías como parte de un plan dietético "claramente ineficaz".

Por otro lado, otro trabajo realizado por el National Family Opinion Worldgroup Share of Intake Panel, en el que participaron 12.000 niños de Estados Unidos, demostró que el consumo moderado de bebidas azucaradas no producía un aumento llamativo en el peso corporal de los niños, aunque sí tenía una repercusión directa en el sobrepeso si el consumo era excesivo.

Además, los expertos apuntaron que los niños que consumían más refrescos realizaban menos ejercicio físico que el resto, considerando este factor como el principal determinante de obesidad. También el estudio de Richard A. Forshee, de la Universidad de Maryland, publicado en American Journal of Clinical Nutrition, concluyó que la asociación entre consumo de bebidas azucaradas y la ganancia de peso era casi cero.

La dieta, el factor principal

Los expertos destacan que la principal arma contra la obesidad es la dieta equilibrada, unida a la práctica regular de ejercicio físico. Sin embargo, según los datos de la Encuesta Nacional de Salud, solo el 60% de la población adulta realiza ejercicio físico en su tiempo libre, siendo algo más frecuente en los hombres (63%) que en las mujeres (56%), lo que significa que alrededor del 40% de la población no realiza nada de ejercicio en su tiempo de ocio.

El responsable de la Unidad de Nutrición del Hospital Fundación Jiménez Díaz de Madrid, la doctora Lipar Riobó, explicó que la principal causa de la obesidad en España es la "dieta incorrecta", excesivamente rica en calorías y en grasa, y la importantísima disminución de la actividad física que se ha producido en las últimas décadas.

"Nuestra sociedad occidental actual es eminentemente sedentaria, y con la vida que llevamos es cada vez más difícil hacer ejercicio físico, ya que utilizamos coches, ascensores y todo tipo de máquinas para minimizar nuestros movimientos", subrayó.

En cuanto al consumo de refrescos, la experta aseguró que "es perfectamente compatible la dieta y el consumo de refrescos, siempre que se haga con moderación". También señaló que "es posible en una dieta sana tomar refrescos edulcorados con edulcorantes artificales que no aportan calorías", y añadió que "se recomienda la ingesta de refrescos light" cuando no se desea aumentar el aporte calórico, bien porque se quiera adelgazar o porque no se quiera engordar".

Noticias Relacionadas