Jueves, 7 de Agosto de 2008

Alcalde "por la gracia de Dios"

Al menos 19 capitales de provincia mantienen distinciones honoríficas y medallas de oro al anterior jefe de Estado

A.PADILLA/D.BARCALA ·07/08/2008 - 23:14h

Más de 30 años después de la muerte de Francisco Franco, miles de españoles ignoran que siguen teniendo al dictador como Hijo Predilecto o Alcalde Honorífico de su ciudad. Al menos 19 capitales de provincia españolas mantienen distinciones honoríficas a Francisco Franco. Conserva algún título de honor en: A Coruña, Burgos, Granada, Huelva, Huesca, Oviedo,
Salamanca, Teruel y Zamora. En el caso de Albacete,
Ávila, Burgos,Cáceres, Castellón, Huelva, Huesca, Logroño, Oviedo, Pontevedra, Segovia, Toledo y Valladolid, aún no ha sido desposeído de la medalla de oro.

Algunos de estos títulos le fueron concedidos ya en 1936, poco después de protagonizar el golpe de Estado. Es el caso de Vitoria, que lo nombró Hijo Adoptivo ese mismo año. La capital alavesa también fue pionera a la hora de retirarle el título. Lo hizo en un pleno
en el año 2000, siete antes de la aprobación de la Ley de
Memoria Histórica.

Desde la transición, varias alcaldías han revocado los honores concedidos a Franco. O al menos lo han intentado. Las iniciativas en este sentido han chocado en la mayoría de los casos con la oposición del PP y en otras ocasiones con el desconocimiento general.

 Falta de información

Muchos vecinos no son conscientes de que Franco sigue siendo su alcalde honorífico. Para empezar, no existe ningún registro al respecto, según las asociaciones para la recuperación de la memoria histórica. Por ello, Público ha contactado con los ayuntamientos de todas las capitales de provincia españolas. Muchos de los responsables de los archivos municipales ignoran si sus consistorios otorgaron alguna vez tales honores al general. A menudo, sólo los partidos políticos que han presentado mociones en las ciudades afectadas disponen de esa información. Varios de ellos se quejan de que los ayuntamientos dificultan el acceso a los servicios de documentación.

En el Archivo Histórico de Ceuta son consciente de este problema. Pese a que en 1939 se le concedió a Franco el título de Hijo adoptivo y Predilecto, “si preguntas a cualquier ciudadano, muy pocos tendrán conocimiento de este honor”, admiten desde el consistorio ceutí. En Ávila, ninguno de los partidos de la oposición –PSOE e IU– sabía que el dictador sigue detentando la Medalla de Oro de su ciudad.

 Respaldo institucional

La Ley de Memoria Histórica, aprobada en diciembre de 2007, incita en su artículo 15 a las Administraciones Públicas a tomar las medidas oportunas para la retirada de menciones conmemorativas de exaltación de la Guerra Civil y la represión de la dictadura. Pero esta mención expresa no parece suficiente para ciudades como Castellón o Salamanca, donde el PP ha hecho valer su mayoría para mantener los honores a Franco. En el primer caso, el PP impuso su mayoría el pasado abril para impedir la retirada del título.

Un mes después hizo otro tanto en el Ayuntamiento salmantino. En Alicante, también se opuso el pasado julio a la moción socialista para despojar al dictador de los títulos de Hijo Adoptivo y Predilecto, y Alcalde Honorario Perpetuo concedidos a Franco.

El alcalde Luis Díaz Alperi condicionó la retirada de los títulos concedidos a Franco a que la oposición recogiera la firma de 25.000 vecinos empadronados en Alicante. El reto quedó en nada porque, dos semanas después, la Diputación de Alicante anunció que los títulos estaban vacantes desde
la muerte del dictador, según el Reglamento de Honores y Distinciones de 1986.

Aun así, un segmento del PP lo tiene claro: “Este asunto no le quita el sueño a nadie. A la sociedad le importan más otros temas, como la subida del agua o la luz”, contestó Mercedes Alonso, portavoz adjunta del PP en Alicante ante la propuesta del PSOE.

La lentitud en la revocación de los títulos supone otro inconveniente para su retirada. Este problema lo conocen bien en Huesca donde casi diez meses después de que el pleno municipal decidiera, con carácter urgente, iniciar un expediente de revocación del título de Alcalde Honorario Perpetuo concedido al dictador en 1953, el Equipo de Gobierno PSOE-PAR aún no había solicitado los informes para ello. Ante esta situación, la Chunta Aragonesista denuncia la falta de interés por hacer “una democracia más madura”.

 Con buena memoria

Diez corporaciones municipales ya han considerado que retirar los títulos sí interesa a los ciudadanos y sí es una exigencia de la Ley de la Memoria. Cádiz, Girona, Lugo, Lleida, Málaga, Palma de Mallorca, Tarragona, Pamplona, San Sebastián y Vitoria ya han quitado los honores que sus antecesores otorgaron al caudillo.

Franco dejó de poseer la medalla de oro de Cádiz el pasado 7 de mayo por “salud democrática”, como explicó el concejal de IU, Sebastián Terrada. La decisión fue tomada por unanimidad, con el apoyo incluso del PP. En Girona, Franco dejó de ser “alcalde perpetuo” en 2006. El PP se abstuvo al considerar la moción “oportunista y electoralista”. Lo mismo en Lugo, donde el “alcalde honorario” desde 1939 dejó de serlo por una moción del BNG. “Es un acontecimiento que debe estar en los archivos, libros o museos, pero no presidiendo una corporación democrática”, razonaron los nacionalistas. El PP también se abstuvo en Málaga, donde Franco dejó de ser Hijo predilecto y adoptivo en 2007. Argumentaron que la Ley no estaba
aún en vigor.