Jueves, 7 de Agosto de 2008

"Me jode ser meneado por la derecha española"

ANTONIO GAMONEDA. Poeta. Premio Cervantes 2006, ha dirigido esta semana en la UIMP el curso ‘Poesía: tradición, lenguaje, pensamiento’

DANIEL MEDIAVILLA ·07/08/2008 - 21:05h

"La poesía, como objeto artístico, proporciona placer", asegura Gamoneda. A. Anders

Asegura Antonio Gamoneda (Oviedo, 1931) que la poesía es “social y culturalmente minoritaria”, pero él parece una excepción. El Premio Cervantes y una supuesta cercanía al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, le han otorgado una notoriedad que lleva como puede. “Llevo año y medio hecho migas porque tengo que estar viajando constantemente”, dice. Esta semana ha dirigido en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander el curso “Poesía: tradición, lenguaje, pensamiento”.

Aún colea la retirada de su firma al manifiesto a favor del castellano promovido por Fernando Savater…

El Mundo hizo una manipulación política de mi persona y a partir de ese momento yo ya tengo que identificar ese manifiesto no como el manifiesto de Savater sino como el manifiesto de El Mundo. Quisieron aprovechar que soy de León y me suponen una relación especial con Zapatero.

¿Le molestó que se manipulase el manifiesto con intenciones políticas o que se emplease para defender una postura política concreta?

Desde luego que se manipulase en esa dirección me molesta mucho más. Puede que si las circunstancias fuesen las contrarias... pero a mí el ser meneado por la derecha española me jode. En ese periódico, cuando firmé el manifiesto se me calificó varias veces como insigne. Tres días después, cuando retiré mi firma, reprodujeron un artículo mío de El País convenientemente recortado para que, decían, se viese la catadura moral e intelectual del sujeto. Primero, insigne y al poco, lo de la catadura…

Suele recalcar que la poesía no debe ser ornamental. ¿Cuál es su utilidad? ¿Puede cambiar el mundo?

La poesía no es un instrumento que de manera directa vaya a cambiar el mundo. Gabriel Celaya, comunista declarado, tenía una expresión: la poesía es un arma cargada de futuro. Cuando escuché aquello, me recordó que un fascista como José Antonio Primo de Rivera también decía que a los pueblos sólo les habían movido los poetas. Creo que a los dos se les ocurrió la misma tontería. La poesía lo que puede hacer es, indirectamente, crear una intensificación de la conciencia para hacernos más sensibles para mirar la realidad. La otra utilidad es que la poesía, como objeto artístico, proporciona un placer.

Es el poeta favorito de los dos últimos presidentes del Gobierno. ¿Su poesía atrae a los poderosos o es que queda bien decir que se lee a Gamoneda?

Lo de Aznar lo dijo Esperanza Aguirre, pero de él no sé nada. Lo de Zapatero no me produce extrañeza aunque sea por una razón ajena a la poesía, porque yo era amigo de su padre y a lo mejor cuando era pequeño le di un tirón de orejas o le regalé una peseta. Pero no creo que pueda ser útil en el sentido del prestigio, ni al uno ni al otro. De un poeta se acuerda poca gente.