Martes, 5 de Agosto de 2008

España investiga a China por crímenes en el Tíbet

La Audiencia Nacional inspeccionará a dos ministros y cinco altos cargos chinos acusados de causar 203 muertes, 1.000 heridos graves y 5.972 desaparecidos desde el 10 de marzo

PÚBLICO ·05/08/2008 - 21:24h

AFP - Imagen de los disturbios en Lhasa, capital de Tíbet, el pasado marzo. El Gobierno chino cerró el acceso a los medios de comunicación a la región autónoma.

A tres días del comienzo de los Juegos Olímpicos, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz anunció ayer que está investigando a siete responsables políticos y militares del actual Gobierno chino –dos de ellos ministros– por un “ataque generalizado y sistemático contra la población tibetana” desde el pasado 10 de marzo.

El auto del Juzgado Central de Instrucción número 1 les acusa, entre otros cargos, de ser supuestos autores de un crimen contra la humanidad (también llamado de lesa humanidad) por dirigir las ofensivas que han causado el fallecimiento de 203 personas, 1.000 heridos graves y 5.972 desaparecidos.

Los ministros chinos de Defensa, Lian Guanglie, y Seguridad del Estado, Geng Huichang, están ahora en el punto de mira de la Justicia española, tras la querella interpuesta por el Comité de Apoyo al Tíbet, la Fundación Privada Casa del Tíbet y Tubten Wahghen Sherpa Sherpa.

El Tíbet, “perseguido”

El juez les imputa haber causado “la muerte o legiones graves, la desaparición forzada, la detención y privación de libertad con infracción de las normas internacionales al efecto y las torturas denunciadas”.

El auto señala que los presuntos ataques constituirían un delito penado en el artículo 607 del Código Penal y convertiría al pueblo tibetano en “un grupo o colectivo perse guido” por las autoridades chinas “por motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos o de género, u otros motivos reconocidos como inaceptables en el derecho internacional”.

Junto a los dos ministros, la investigación afecta también a otros cinco altos cargos: el secretario del Partido Comunista Chino en la región autónoma del Tíbet, Zhang Qingli; el miembro del Politburó en Pekín Wang Lequan; el líder de la Comisión de Asuntos Étnicos, Li Dezhu; el comandante del Ejército de Liberación Popular de Lhasa, el general Tong Guishan; y el comisario político del comando militar de Chengdu, el general Zhan Guihua.

Para avanzar en su investigación, Pedraz ha citado a declarar como testigos el 4 de septiembre al responsable de seguridad del Gobierno tibetano en el exilio y al director del Centro tibetano para los Derechos Humanos y la Democracia del Ejecutivo exiliado en Dharamsala, en el norte de la India.

Además, el responsable del reciente informe de Amnistía Internacional sobre la represión en el Tíbet deberá comparecer el 7 de septiembre.

Segundo caso desde 2006

No es la primera vez que se abre una investigación en España para investigar las relaciones del Gobierno chino y el Tíbet. Desde 2006, otro juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, tiene abierta una causa en la que investiga el supuesto genocidio perpetrado por el Gobierno en la provincia autónoma en las décadas de los 80 y de los 90.

En un principio, Moreno acordó archivar el supuesto genocidio al considerar que la Justicia española no era competente para investigar estos hechos. Pero la Sala de lo Penal admitió la querella y le ordenó que abriera la investigación.

La Audiencia Nacional se declaró el 10 de enero de 2006 competente para investigar los hechos denunciados ante la imposibilidad de que pudieran ser investigados por tribunales chinos o por el Tribunal Penal Internacional.