Lunes, 4 de Agosto de 2008

Los conservadores catalanes, incómodos con la tesis oficial

Las palabras de González Pons cayeron ayer como un jarro de agua fría para los esfuerzos del PP catalán para centrarse y no estar siempre hablando de lo mismo

DAVID MIRÓ ·04/08/2008 - 21:18h

La presidenta del partido, Alicia Sánchez Camacho, dijo a Público a través de una portavoz que su posición no ha cambiado, y que considera que el castellano no está en peligro en Catalunya. Otra cosa es que haya ámbitos, como la educación o la Administración autonómica, donde esté en inferioridad y no se respete el bilingüismo, añadió.

Por su parte, el presidente del PP en el Ayuntamiento de Barcelona y hombre fuerte del partido, Alberto Fernández Díaz, también rechazó alinearse explícitamente con González Pons con el argumento de que "el hecho de que la mitad de los catalanes tengan como lengua materna el castellano es una garantía de supervivencia". Fernández Díaz sí que denunció "la pretensión del nacionalismo de convertir el castellano en una lengua de uso exclusivo doméstico". El dirigente popular acusó al gobierno tripartito y a CiU de querer imponer "un monolingüismo catalán", de la misma manera que "antaño se había querido imponer un monolingüismo castellano."

Sánchez-Camacho rehusó en un primer momento firmar el Manifiesto por la lengua común por considerarlo "innecesario", pero tuvo que dar marcha atrás durante el acto que su partido celebró en San Millán de la Cogolla en defensa del castellano.