Archivo de Público
Martes, 6 de Noviembre de 2007

Abás retira sus fuerzas del campo de refugiados de Balata

EFE ·06/11/2007 - 11:56h

EFE - En la imagen de archivo del presidente palestino, Mahmud Abás.

La Policía de la ANP retiró esta madrugada a los más de doscientos agentes que había desplegado en el campo de refugiados de Balata, próximo a Naplusa, en una redada casa por casa para detener a los sospechosos de los tiroteos ocurridos ayer.

Fuentes de la seguridad en Naplusa dijeron que durante la operación fueron arrestados dos milicianos de las Brigadas de los Mártires de Al-Aksa.

Sin embargo, no pudieron precisar si entre ellos había alguno de los tres cabecillas que buscaban, Iad Zaki Tirawi, Rami Mushrad Tirawi y Hani Shtewi, sospechosos de provocar los disturbios en los que ayer resultaron heridos ocho civiles y un agente de la policía.

Los enfrentamientos se produjeron después de que un todoterreno de la Policía fuera atacado con armas de fuego al entrar en el campo y sus ocupantes lo abandonaran en manos de los milicianos, en principio vinculados ideológicamente con el movimiento Al-Fatah, del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás.

Otra patrulla que se desplazó al lugar de los hechos para recuperar el vehículo también fue tiroteada, tras lo cual el campo de refugiados se convirtió en un campo de batalla, con disparos, pedradas y lanzamiento de basuras por las calles.

Anoche, tras asesorarse con altos mandos, Abás ordenó el envío de refuerzos a Naplusa, el corte de la electricidad al campo de refugiados y una redada para dar con los tres sospechosos, a los que acusa de haber instaurado un régimen "mafioso" aprovechando el vacío de poder en la ciudad desde 2002.

Ese año, tras una serie de sangrientos atentados suicidas en sus ciudades, Israel lanzó en Cisjordania la operación Muro de Defensa, con la que desmanteló cualquier signo de institucionalidad o autoridad por parte de la ANP.

El pasado viernes, tras un acuerdo con Israel, Abás despachó por primera vez unos trescientos agentes a Naplusa como parte de un plan cuyo objetivo es asumir poco a poco la responsabilidad en todo el territorio que la ANP tenía bajo su jurisdicción entre 1994 y 2000.

El líder palestino aseguró que sus fuerzas de seguridad pueden controlar cualquiera de las ciudades de Cisjordania que fueron ocupadas de nuevo por Israel, a fin de restablecer la situación anterior al 28 de septiembre de 2000, cuando estalló la Intifada de Al-Aksa.