Domingo, 3 de Agosto de 2008

China: 'Proyecto 119'

Con la mayor delegación de la historia, trata de desbancar a Estados Unidos del medallero

ANDREA RODÉS ·03/08/2008 - 15:14h

AFP - Yao Ming fue la estrella de la presentación del equipo chino hace unas semanas en Pekín.

Ni plata ni bronce, China sólo quiere oro. Aprovechando que por primera vez unos Juegos Olímpicos se celebran en su país, el gigante asiático se ha propuesto ganar el mayor número de medallas de oro y desbancar a Estados Unidos, que mantiene el primer puesto en el medallero olímpico mundial desde los Juegos de Atlanta, en 1996. Para conseguirlo, China deberá superar los 36 metales dorados logradas por los estadounidenses hace cuatro años en Atenas. En 2004, la delegación china alcanzó las 32 medallas de oro, aunque Rusia, segunda, la superó en la clasificación general por número total de metales.

"¿Una medalla de plata? Aquí esto no significa nada: es como quedar el último", dice Igor Grinko, seleccionador ruso del equipo chino de remo, en The New York Times. Grinko, ex entrenador de la selección soviética y estadounidense, de 62 años, es uno de los 20 profesionales extranjeros contratados por las autoridades chinas para formar a los distintos equipos chinos que competirán en Pekín. La estrategia fue clara desde el principio: apostar por los deportes que ofrecen un mayor número de medallas, como atletismo, natación, remo, boxeo, ciclismo y tiro, sin tener en cuenta su falta de popularidad en este país.

Veinte técnicos extranjeros han sido contratados para lograr el mayor número de oros 

Todo empezó hace ocho años, con el llamado Proyecto 119, un plan del Gobierno chino para desarrollar distintas modalidades olímpicas, que entonces permitían obtener 119 medallas de oro, alrededor de una cuarta parte del total en unos Juegos. Impulsado por Cui Dalin, viceministro de Administración General de Deportes de China y uno de los máximos responsables de la educación deportiva de atletas olímpicos, el proyecto concentró recursos para la creación de centros de alto rendimiento nacionales, donde los jóvenes de corta edad se entrenan duro y bajo una enorme presión para convertirse en atletas olímpicos.

Hace ocho años, China sólo contaba con 350 remeros profesionales. Ahora, tiene más de 1.200 entrenándose en modernos complejos deportivos financiados por el Estado, como en el que entrena Girko, a 300 kilómetros de Shanghai. "Aquí estamos para ayudarles a ganar oros o nos despiden", dice Grinko, para quien las 14 pruebas de remo representan 14 oportunidades para ganar otros tantos oros.

3.000 centros deportivos

El Proyecto 119 también impulsó la contratación de entrenadores extranjeros de prestigio. Se han sumado a los equipos, como Girko, el español Joan Jané que, desde septiembre pasado, entrena al equipo de waterpolo femenino en el centro de Natación de Tianjin, a 150 kilómetros de Pekín, o el surcoreano Kim Sangryul, seleccionador del equipo masculino de hockey hierba, que por primera vez competirá en unos Juegos.

Los tres extranjeros destacan la disciplina y capacidad de concentración que se respira en los 3.000 centros deportivos estatales, diseñados para producir campeones olímpicos y que acogen a más de 400.000 atletas. Muchos acaban convirtiéndose en una especie de funcionarios públicos: trabajan a tiempo completo para el Estado, a cambio de un salario y de incentivos por buenos resultados.

Más de 400.000 atletas se entrenan en 3.000 centros deportivos estatales 

En el Centro de Alto Rendimiento Deportivo de China, CNEDC, en Pekín, cuna de 22 de los 32 oros de Atenas, los deportistas de élite cobran entre 400 y 600 yuanes al mes (de 40 a 60 euros), según el nivel de la competición. Ganar una medalla de oro supone un bonus de 500.000 yuanes, unos 50.000 euros, una auténtica fortuna para muchos de los jóvenes de origen humilde que se entrenan allí. Pero, en un país que aún concibe el deporte como motivo de orgullo nacional más que como afición, el precio que se paga por el fracaso también es alto: en la salida del gimnasio del CNEDC, es imposible no ver los humillantes artículos de prensa, criticando duramente a la selección de gimnasia por no clasificarse para Atenas.

En Internet, se realizan encuestas para saber cómo encajaría la población que algunas de las estrellas nacionales del deporte, como el baloncestista Yao Ming, estrella de la NBA, o el vallista Liu Xiang no logren el oro en los Juegos. Son pocos quienes no reconocen el rostro de Xiang, criado en los suburbios de Shanghai, habitual en televisión, revistas y pósters publicitarios de Cadillac, Coca Cola o Nike, y con una tarjeta VISA especial diseñada con su nombre. En China, decenas de bebés han recibido registrados con el nombre de Yao, en honor al pívot de los Rockets, cuya cama será subastada tras los Juegos para recaudar fondos benéficos.

Conquistar un primer puesto supone gnar un bonus de 50.000 euros, una auténtica fortuna

Convertidos en una especie de iconos populares, estos atletas aguantan una enorme presión en un país de 1.300 millones de personas que ha convertido los Juegos en una campaña de imagen de cara al mundo.Con 639 atletas y equipos clasificados para competir en las 28 modalidades olímpicas, China presenta en Pekín la mayor delegación olímpica de la historia. "Juro por la gloria de la patria que me comprometo a dar lo mejor de mí misma y a luchar por ganar estos Juegos", dijeron al unísono las jugadoras del equipo de voleibol, favoritas al oro, al reibir la visita del presidente chino Hu Jintao, el pasado julio. 

"Espero que sigáis entrenandoos con el mismo rigor científico para mejorar vuestras capacidades y manteneros en plena forma para conseguir la excelencia durante los Juegos", les dijo Hu. El presidente aprovechó también para instar a los atletas a evitar el dopaje durante los Juegos y ser un modelo. Según The New York Times, al llegar a China Girko fue alertado de que cualquier persona del equipo de remo involucrada en dopaje será castigada con la cárcel. "Me dijeron que China debe salvar la cara en estos Juegos", dice Girko. "Y añadieron: ‘Nada de dopaje, sólo medallas de oro".