Viernes, 1 de Agosto de 2008

Hwang no volverá a la clonación humana

El científico surcoreano no podrá reanudar sus investigaciones sobre clonación terapéutica

JAVIER YANES ·01/08/2008 - 21:06h

El científico surcoreano Hwang Woo-Suk, que protagonizó un escándalo al ser acusado de fraude en dos estudios sobre células madre humanas, no podrá reanudar sus investigaciones sobre clonación terapéutica. Su petición de autorización al Gobierno de Seúl para reemprender estos trabajos, cursada en diciembre de 2007, ha sido rechazada por el Ministerio de Sanidad del país asiático a instancias del comité nacional de bioética, según informa la agencia coreana Yonhap.

El investigador no ha reaccionado públicamente a la decisión gubernamental. Uno de sus colaboradores, Hyun Sang-Hwan, declaró a Reuters que la negativa supone una gran decepción. “Esperábamos que se aceptara, porque el plan que hemos presentado es impecable en términos legales y administrativos”, dijo.

Hwang adquirió fama internacional cuando en 2004 y 2005 publicó dos estudios en Science en los que detallaba la obtención de células madre humanas de embriones clonados por el método que la oveja Dolly inauguró en 1996. En el caso humano, la técnica no persigue crear individuos clónicos, prohibido en la mayoría de países, sino cultivar células troncales capaces de originar cualquier tejido y así ofrecer órganos de recambio para el tratamiento de numerosas enfermedades. El segundo estudio de Hwang culminaba el objetivo, al crear células madre clonadas de pacientes.

Auge y caída

Sus éxitos le auparon en su país a la categoría de héroe nacional. Recibió el título de Científico Supremo e incluso se acuñaron sellos en honor a su logro. Pero su desgracia comenzó cuando en 2005, el científico Gerald Schatten, colaborador de Hwang en la Universidad de Pittsburgh (EEUU), anunció que el coreano había obtenido sus óvulos por medios ilícitos, mediante pagos y coacciones a las investigadoras de su equipo.

Lo que empezó como un conflicto ético disparó una cadena de reacciones y acusaciones cruzadas. Los estudios se pusieron en tela de juicio y fueron finalmente invalidados. La Universidad de Seúl desposeyó a Hwang y la justicia coreana lo incriminó por fraude, desfalco y delito ético. Actualmente está procesado, enfrentándose a una condena de hasta 10 años de prisión.

El investigador fundó en 2006 el Instituto de Biotecnología Suam, donde continúa trabajando alejado de la escena pública. Desde allí ha elaborado varios artículos científicos sobre la clonación de cerdos y otras especies, e incluso ha clonado perros por encargo.

 

Presunto culpable

Sentencia 

Aunque su sentencia judicial aún está pendiente, Hwang ya ha sido declarado culpable en la calle y en la ciencia. Muchos coreanos le apoyan, y varias mujeres le ofrecen óvulos gratis en Internet.

¿Solo o en compañía?

En el estudio de 2005, Hwang compartió dirección con Schatten. Éste detonó el escándalo y luego se desmarcó del artículo, cuyo contenido dijo desconocer. En otra colaboración que también firmaba, la clonación del perro Snuppy, Schatten declaró que su implicación se había limitado a sugerir el empleo de un profesional para fotografiar al animal.