Archivo de Público
Jueves, 31 de Julio de 2008

El consumo de EEUU no relanza la economía

El PIB del 2º trimestre creció un 1,8%, menos de lo esperado

B. CARREÑO ·31/07/2008 - 22:16h

Entre abril y junio la economía de Estados Unidos creció un 1,9% en tasa anualizada, y un 1,8% respecto al mismo periodo del año anterior. A primera vista, las tasas parecen elevadas, sobre todo respecto a las cifras que se manejan de crecimiento para Europa (que creció un 0,8% en el primer trimestre) o para España (con un crecimiento estimado para el segundo trimestre del 0,1%).

Sin embargo, el dato quedó muy por debajo de las previsiones de los analistas que contaban con la fuerza del revulsivo de los cheques fiscales repartidos por la Administración Bush entre abril y mayo de este año. Cabe destacar que el sistema de contabilización estadounidense difiere del europeo y registra cambios muy abruptos.

Estímulo fiscal

Lo cierto es que el consumo subió con fuerza, hasta crecer un 1,5% frente al 0,9% frente al trimestre anterior, gracias al paquete de medidas del Gobierno, que supusieron un desembolso de 80.000 millones de dólares.

Este fenómeno, sumado al aumento de las exportaciones, que se animaron por el bajo precio del dólar, han sido los auténticos acicates del PIB. Y es, precisamente esto, lo que preocupa a los expertos, ya que el Gobierno estadounidense no tiene previstas medidas adicionales para incentivar el consumo en los próximos meses y el cambio del dólar, de por sí muy volátil, puede virar al alza.

El secretario de Estado del Tesoro, Henry Paulson, intentó tranquilizar los ánimos asegurando que EEUU, “evitará la recesión”, aunque aún debe atravesar “momentos difíciles. También aseguró que el paquete de estímulo fiscal tendrá coletazos en la economía en los próximos meses. Sin embargo, Wall Street reaccionó con ventas, temeroso de que lo peor esté por llegar.

Otro dato que preocupó fue la revisión a la baja de la marcha de la economía en el último trimestre de 2007. De un supuesto crecimiento del 0,6% se ha pasado a una caída del 0,2%. Esta es la primera contracción de la economía estadounidense desde la recesión de 2001. Además, en julio se registraron 44.000 peticiones más para subsidios por desempleo, hasta totalizar 448.000. Muchos ciudadanos se han dado de alta para optar a algunos de los beneficios sociales aprobados ayer por el Gobierno para frenar los desahucios.