Archivo de Público
Jueves, 31 de Julio de 2008

Los empresarios cifran la financiación catalana en un mínimo de 3.500 millones

Castells insta a Mas a unir esfuerzos con el tripartito

David Miró ·31/07/2008 - 22:01h

Mientras el Gobierno catalán se guarda mucho de hacer pública cualquier cifra sobre lo que debería recibir de más con el nuevo sistema de financiación "porque perjudicaría la negociación", según Antoni Castells, los empresarios sí que han hecho números. El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, cifró entre 3.500 y 3.800 millones de euros anuales extras lo que resultaría de aplicar el sistema recogido en el Estatut. La horquilla depende del montante de servicios sociales que se consideren básicos. Este miércoles, la Generalitat Valenciana cifró en 1.000 millones anuales su mejora en financiación. Es lo que se conoce como el sudoku de Pedro Solbes.

Valls también expresó su apoyo a la Generalitat, exigió "lealtad" al Gobierno central y pidió a los partidos catalanes que mantengan la unidad.

Castells reprende a Mas

Con la declaración de Valls bajo el brazo, el conseller de Economía, Antoni Castells, hizo una breve comparecencia pública para reprender a Artur Mas por querer presentar una propuesta propia si, como es previsible, el día 9 de agosto no hay acuerdo. "No es el momento de pelearnos entre nosotros sino de ir juntos ante estas difíciles negociaciones", afirmó con tono solemne Castells antes de sentenciar que "sería inconcebible no estar a la altura de la unidad que muestra todo el país en esto". El conseller declaró que "Mas se equivoca gravemente" ya que no se trata de "disparar" contra la Generalitat porque "sólo hay un equipo, que es Catalunya" y le pidió que "resista la tentación partidista y actúe en clave de país".

Castells recordó que el gobierno catalán ya presentó una propuesta en el mes de abril y que ahora está negociando una conjunta con CiU "que se presentará cuando convenga", remachó. El secretario general de ERC, Joan Ridao, también recriminó a Mas que ponga en peligro la unidad catalana porque "en Madrid sólo se mueven cuando sienten el aliento de la unidad catalana en el cogote".

Por su parte el líder de CiU se defendió de las acusaciones y calificó de "inmaculada" su actitud de apoyo al gobierno catalán. Aún así, el diputado Francesc Homs recordó que el "frente común" acaba el 9 de agosto y que después de esa fecha presentarán su propia propuesta.

Chaves pide un esfuerzo

Desde Andalucía, su presidente, Manuel Chaves, pidió al gobierno catalán un "esfuerzo" para que sea posible un acuerdo sobre financiación. Chaves recalcó que "hay bases" para llegar a un pacto y que de lo que se trata es de "mejorar" el modelo actual para corregir situaciones injustas, en alusión a Catalunya o Baleares. Además, advirtió contra un cambio profundo en el sistema de financiación: "Sería una distorsión que nos colocaría en un camino sin salida si lo que se pretende es cambiar el modelo. Si trata de mejorarlo, el acuerdo es posible", zanjó. 

 

Montilla exhibe el gasto sanitario

El presidente de la Generalitat, José Montilla, dijo que su gobierno dedica un gasto sanitario per cápita de 1.250 euros anuales “lejos de los 1.600 anuales de los que dispone La Rioja o los 1.427 de Extremadura”.

Montilla puntualizó que “estos son datos irrefutables y no deben verse como una queja”. El presidente catalán destacó que el gasto por habitante se ha elevado en un 60% desde la llegada de la izquierda al poder y que su objetivo es llegar a la media europea, que es de 1.600 euros, pero que recorrer ese camino “depende de una mejor financiación”.