Archivo de Público
Lunes, 5 de Noviembre de 2007

Aznar arremete contra todos

"Son antidemocráticos los acuerdos de algunas fuerzas" para expulsar de la vida política al PP

M.J.G ·05/11/2007 - 22:22h

Rajoy se acerca a saludar al presidente de honor del su partido, José María Aznar. EFE

Era el día grande de José María Aznar. Presentaba su nuevo libro, Cartas a un joven español, y ni la sentencia del 11-M ni Zapatero le iban a aguar la fiesta.

Toda la cúpula del PP fue a arroparle. Había una gran expectación por conocer el discurso del presidente de honor. Por ver si les marcaba el camino o les dejaba pasar página. No faltó nadie, ni el líder nacional, Mariano Rajoy, ni el fundador, Manuel Fraga.

Frente a todas las generaciones del PP, Aznar habló de libertad, de responsablidad, de valores y principios. Se puso como ejemplo de todas esas virtudes y situó al otro extremo al jefe del Ejecutivo socialista, a quien no aludió por su nombre en ningún momento.

Pero no era su único objetivo. Aznar dejó perlas como la siguiente: "Son irresponsables y tremendamente antidemocráticos los acuerdos de algunas fuerzas políticas para intentar expulsar de la vida política a un partido democrático por el mero hecho de defender ideas distintas".

Todos iban al mismo saco, ya que esta legislatura se ha caracterizado por la soledad del PP en el Congreso, frente a amplios acuerdos de las demás fuerzas políticas.

No tengo palabras

"El ex presidente del Gobierno reclamó la lealtad de otros tiempos y recordó los acuerdos a los que llegó su Gobierno con los socialistas... "Ellos los han roto todos", clamó. Sobre todo el Pacto Antiterrorista.

"No tengo palabras para calificar a quien mientras firmaba el Pacto contra el Terrorismo empezaba a la vez sus negociaciones secretas con los terroristas". Con esta declaración levantó la mayor ola de aplausos.
Aznar no pudo evitar hablar sobre el terrorismo. Sobre la amenaza de ETA y también sobre la islámica.

Como siempre rechazó cualquier tipo de negociación política. "No sólo es ineficaz. No sólo es inmoral e ilegal. Además es contraproducente, porque alimenta el rearme moral de los terroristas y esa es la peor de las concesiones que se pueden hacer", subrayó. Su solución: combatir el terrorismo, "no intentar apaciguarlo".

No está de moda

"Al hablar de su libro, Aznar no quiso adelantar muchos detalles a su auditorio porque "quiero que lo compren y lo lean, y si es posible en ese orden". En su opinión, los temas que trata son "asuntos que no tienen importancia para algunos en estos tiempos que corren en los que se desprecia la perspectiva histórica y el valor de las ideas en favor del cortoplacismo y la falta de responsabilidad.

Sé que eso no está de moda", resaltó. A su juicio, lo que está en boga es "carecer de valores y así se entiende que la gran declaración de principios políticos de alguno consista en afirmar que ‘la cintura es la esencia de la democracia".

Pero el ex presidente también dejó un espacio para el "optimismo". Aznar destacó que "millones de españoles" ya le han dado un toque de atención a Zapatero. Según él, lo hicieron al salir a la calle durante estos tres años y medio para decirle que les "repugna que el Gobierno de España negocie políticamente con ETA" y para recordarle que "un terrorista responsable de asesinar a 25 personas no es un hombre de paz y que su impunidad era inmoral e intolerable".

Tampoco quiso olvidar el líder conservador a quienes se han manifestado para exigirle "una educación decente". José María Aznar considera que a los socialistas les da igual "negociar lo que sea, como sea, con quien sea". Son "marxistas, pero de Groucho Marx, cuando éste decía estos son mis principios pero si no le gustan tengo otros".

Aznar terminó confesando que siempre ha desconfiado de "los políticos que gobiernan a golpe de encuesta" y reconociendo que no le gustan los "que sólo intentan caer simpáticos". Él siempre ha admirado a los que la Historia ha hecho justicia. A algunos en el auditorio, les sonó a reclamación en toda regla.